Al bebé lo ultrajaron con un objeto sin filo y a raíz de los golpes tiene parálisis facial

La jueza Mariel Suárez, a pedido de la Fiscalía, le dictó ayer dos meses de prisión preventiva a A.E.O. y formalizó la investigación preparatoria por presuntas lesiones graves, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal agravado por haber sido cometido contra un menor de 18 años, agravado aprovechando la situación de convivencia. La fiscal informó que la violación del bebé ocurrió entre el 20 y 21 de marzo cuando quedó al cuidado del sospechoso, quien le habría introducido un objeto sin filo que le provocó lesiones anales. El niño tiene parálisis facial a raíz de una fractura de cráneo y una contusión cerebral que se le produjo seis días después. Presenta edema pulmonar y tiene una costilla con múltiples fracturas. Se investiga si la mujer encubrió el delito o si es víctima del sometimiento del presunto autor.

En la audiencia de control de detención y formalización de la investigación realizada ayer, por el caso del bebé de siete meses que fue abusado y golpeado de forma brutal en el barrio LU4, la jueza Mariel Suárez decretó legal la detención de A.E.O -se resguarda su identidad a pedido de la Defensa Pública para no identificar por consiguiente a su hijo de 3 años- y abrió la investigación en su contra.

La magistrada dio a la Fiscalía seis meses de plazo para culminar la investigación y le dictó al imputado dos meses de prisión preventiva por los peligros de fuga y entorpecimiento, tal cual planteó la fiscal Verona Dagotto.

En el inicio de la audiencia, la defensora Lilián Borquez solicitó a El Patagónico y a un medio digital presente en la sala -los únicos que cubrieron el acto judicial- que no trasciendan las identidades del bebé y del hijo del imputado, audios en los que se los nombre y fotografías del presunto autor por el principio de inocencia que rige a su favor hasta que se demuestre lo contrario y así evitar que sea estigmatizado.

La jueza penal dijo que las audiencias son públicas y que confiaba en el tratamiento responsable de la información de quienes estaban presentes en la sala.

La Fiscalía tuvo que modificar la carátula provisoria del caso antes del inicio de la audiencia ya que los médicos informaron que el bebé tiene lesiones en su recto que datan de una semana atrás. De esa forma, la fiscal Dagotto, imputó a A.E.O. por presuntas lesiones graves en concurso real con abuso sexual con acceso carnal agravado por haber sido cometido contra una menor de edad aprovechando la situación de convivencia preexistente, separando en dos hechos.

Dagotto explicó que el abuso habría sido cometido entre el 20 y 21 de marzo cuando el sospechoso se encontraba al cuidado del bebé en el departamento del barrio LU4 donde convivía con la madre del pequeño.

Allí le habría introducido en el ano un objeto romo que aún no se ha podido identificar, pero que le produjo al bebé un edema perianal, dilatación del orificio anal, equimosis, edematización del recto y pequeñas fisuras anales.

sigue en grave estado

El bebé ingresó a última hora de la noche del martes al Hospital Regional con graves lesiones en su cráneo y distintas partes del cuerpo. Y tras una la cirugía por una fractura craneal se comprobó que tenía lesiones compatibles con abuso sexual.

Como aún no se había logrado ubicar a la madre, los médicos continuaron con los estudios de rigor y recién en horas de la mañana del miércoles, se dio aviso a la policía.

Según Dagotto, la madre ese martes a las 21 llegó hasta EMEC, desde donde el bebé fue trasladado de urgencia a la Asociación Española y luego al Hospital Regional. Allí fue intervenido. Sin embargo, una vez que el niño llegó al hospital, la madre se fue.Abocado el personal policial a buscar mayores circunstancias del caso finalmente dieron con ella.

Los médicos, en tanto, aseguraron que la mujer les dijo que el bebé se le había caído hacía una semana y que no sabía ahora qué le había pasado, que lo había dejado con A.E.O. en la casa el día anterior a las 21 y cuando llegó lo encontró con fiebre y convulsionando. Ella había salido a comprar.

Cuando la policía le explicó las gravísimas lesiones que tenía el niño y el presunto abuso, ella contó que el 19 de marzo comenzó a trabajar, que el bebé tiene 7 meses. Que ella estuvo con licencia, que es docente y que en ese momento el niño empezó a quedar a cuidado de una amiga que tiene, pero que en ciertos momentos, cuando ella no podía, quedaba a resguardo de A.E.O.

Según contó, ellos vivían juntos desde el año pasado. Dijo que el sospechoso es adicto a las drogas, de lo que también dieron cuenta los vecinos y que el detenido tiene un hijo de 3 años.

Los vecinos y la mujer, en la denuncia, aseguraron que el sospechoso era violento con su propio hijo –que trajo de Perú y que se investiga en qué condiciones-, que le pegaba patadas y le pegaba con mano abierta.

La mujer dijo a la policía que A.E.O. la indujo a consumir drogas, que ella tiene miedo de él, y que hace dos semanas, cuando empezó a trabajar, comenzó a notar que su bebé había sido maltratado. Incluso notó una lesión la colita del nene y le preguntó a A.E.O. y le dijo que no sabía cómo habían sido provocadas.

“Uno escucha eso y dice ¿la madre, cómo no hizo nada?”, se preguntó la fiscal ayer y explicó: “bueno eso se está investigando, no decimos que la madre sea inocente ni siquiera, o a titulo culposo de esta situación, porque ella la conocía evidentemente, pero si quiero traer a colación que es una mujer que vivía sometida a él, dan cuenta los más allegados de que en poco tiempo perdió a sus padres, a su niñera, que presenta depresión, no está tratada, empezó con tratamiento y lo dejó, no se encuentra con el alta médica, que dejaba el bebé habitualmente, solo dicen los vecinos que escuchaban cuando llegaba que le decía al bebé: ‘Mamá ya llegó, me extrañaste pero salí un ratito’, cosas que no permitirían hablar o por lo menos que una madre no lo haría, también nos llevan a pensar que la salud mental tampoco es la más apropiada”.

La Fiscalía solicitó medidas para investigar estos aspectos y analizar si avanza en alguna imputación también contra la madre del bebé. En tanto, una amiga de la mujer dijo que esta debía soportar esas situaciones de violencia del imputado contra su bebé porque debía salir a trabajar.

ABUSO Y GOLPES

Las lesiones graves del bebé para la Fiscalía podrían haber ocurrido entre las 19 y las 20 del 27 de marzo. Ese día a las 11, el bebé fue visto por la niñera y algunas vecinas en buen estado de salud. A las 13:30 la niñera estuvo con el bebé, y dijo que estaba bien, y que se retiró luego de que llegó la madre de hacer los trámites.

A las 19:30, una vecina vio salir a la madre del bebé -ella dijo que salió a hacer compras- y otra vecina señaló que escuchó ruidos y que la vio tirando piedras a la ventana asumiendo que en el interior estaba el hombre con el bebé, para que le abriera la puerta.

Otro vecino dijo que a las 20:30, escuchó gritos y revuelo, y que al rato salió la mamá con el bebé en los brazos junto a A.E.O. y el nene de este de tres años, diciendo que el bebé tenía fiebre, que no respiraba, que convulsionaba y vecinos lo llevaron a EMEC.

Un vecino dijo que en ese momento vio al bebé con uno de los ojos inflamados, lo que se condice con la parálisis en el lado derecho del rostro que presenta.

“No sabemos si va a sobrevivir”, dijo la fiscal, y aseguró que el hecho es sumamente grave.

Por eso pidió seis meses de plazo de investigación y dos de prisión preventiva aduciendo el peligro de fuga -el imputado es mochilero y que se las arregla para viajar a distintas partes de Latinoamérica, según se observó en las fotografías de su Facebook-, que no tiene trabajo formal -él dijo ser artesano y malabarista- y que tampoco tiene domicilio fijo.

Además por la expectativa de pena que le podría caber -mínimo 8 años de prisión por el presunto abuso y dos años más de mínimo por las lesiones- puede fugarse.

También planteó el peligro de entorpecimiento ya que la madre del bebé tiene miedo de él.

En la audiencia también se conoció el trabajo de la Asesoría de Menores, a cargo de Verónica Roldán, quien dijo que retiró al nene de 3 años de la casa y se lo entregó a la madre del imputado y que ahora permanece con la hermana paterna. En ese marco, confirmó que la próxima semana un equipo interdisciplinario mantendrá una entrevista domiciliaria con el niño.

Roldán incluso comentó que el Juzgado de Familia dictó una prohibición de acercamiento a la sala de terapia donde se encuentra el bebé y que solo su madre puede estar junto a él ya que denunciaron el ingreso y merodeo en el lugar de una mujer que no era la madre de la víctima.

También a raíz de la investigación en curso se dictó desde el Juzgado de Familia la no externación del bebé. Solo se puede retirar al pequeño del hospital con una orden judicial.

EL IMPUTADO QUISO DECLARAR

A.E.O, a quien se le extrajo sangre para confirmar una enfermedad infectocontagiosa, fue asistido por los defensores públicos Lilián Borquez y Ricardo Amado. Dijo tener intenciones de declarar, pero sus abogados le recomendaron que no hable, pese a que tenía un relato de los hechos.

Borquez dijo que hay tres personas más que estuvieron al cuidado del bebé el día del hecho, además de su defendido, y que solo el relato de la madre pone en situación de autor a A.E.O. Aseguró que no se podía abrir la apertura de la investigación porque no hay elementos de convicción suficientes para tenerlo como problable autor del delito.

En tanto, Amado ahondó en el concepto de medida cautelar perseguido por la Fiscalía y que la presunción de autoría surge de un relato que va a ser investigado y que el imputado tiene la presunción de inocencia como también la tiene la madre del bebé.

Los defensores también plantearon la ilegalidad de la detención.

Tras dictar la jueza penal Suárez la legalidad de la detención, Borquez planteó el pedido de una revocatoria por la violación de los roles de investigar y juzgar tras la detención llevada a cabo por la Fiscalía que luego convalidó la jueza. “No significa la separación de funciones, el juez lo faculta de manera excepcional”, explicó Suárez después de dar lugar a la sustanciación del pedido. Sin embargo, la Defensa insistió en hacer reserva de impugnación. Finalmente la jueza resolvió la prisión del imputado por el plazo de dos meses.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico