Alumna escribió una carta para visibilizar la violencia que sufre su mamá

Una alumna de séptimo grado alertó a la directora de una escuela del Alto Valle de Río Negro tras una clase sobre educación sexual. Gracias a la denuncia el hombre fue separado del hogar.

Una alumna de séptimo grado le escribió una carta a la directora de su colegio en el Alto Valle de Río Negro para denunciar que su mamá estaba siendo víctima de violencia de género en su casa.

La nena de 12 años decidió buscar ayuda tras participar en una charla sobre educación sexual. Desde la escuela alertaron a las autoridades e inmediatamente intervino la Comisaría de la Familia y la Mujer.

Tras la denuncia, el supuesto agresor fue excluido del hogar y la Justicia le impuso una prohibición de acercamiento. En tanto, el municipio habilitó el ingreso de la víctima a una casa refugio y mediante la articulación con el área de desarrollo social se buscó una solución habitacional para ella y su familia, indicó El Cordillerano.

“La charla de educación sexual fue realmente el disparador de la denuncia. Muchas familias todavía creen que en esos espacios solo se habla de sexo, pero en los hechos se abordan cuestiones que hacen al cuidado del cuerpo y a una vida libre de violencias”, sostuvo la jueza a cargo del caso.

Según medios locales, la menor era consciente de la violencia que ocurría en su hogar y que necesitaban ayuda, pero la jornada del Programa Nacional de Educación Sexual Integral (ESI) la animó a actuar. Ese mismo día volvió a su casa y le pidió permiso a su mamá para denunciar su situación.

La mujer accedió y, al día siguiente, a raíz de la carta escrita por su hija, se organizó un abordaje interinstitucional para proteger a las víctimas. La exlusión del hogar del violento se llevó a cabo durante el horario escolar, con el objetivo de dejar a resguardo a la menor.

Desde el Poder Judicial de la Provincia de Río Negro explicaron que no se difundió la ciudad donde ocurrió la situación para evitar la identificación y exposición de la adolescente y de su madre.

Cualquier persona que sea víctima o tenga conocimiento de una situación de violencia familiar o sexual puede comunicarse las 24 horas, los 365 días del año, desde todo el país y de manera gratuita a la línea 137 o enviar un mensaje de WhatsApp al 11-3133-1000.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico