Antecedentes trágicos en lugares de encierro

Matías Mulheman y Angel Mirol murieron en 2013 cuando incendiaron el colchón de una celda de la Seccional Sexta. Ese mismo año, en la alcaidía, Damián "Jaimito" Martínez quedó con secuelas en el habla y Denis "Gato" Barrientos sufrió lesiones en las vías respiratorias por las mismas causas. La comodorense Silvia Osorio falleció en la comisaría Primera de Trelew.

La quema de colchones, frazadas o prendas de vestir siempre fueron comunes en los lugares de detenciones de esta ciudad y en el resto de la provincia. Muchos presos recurren a ese método para reclamar una necesidad puntual o simplemente para llamar la atención de las autoridades carcelarias. Otras veces obedece a problemas entre los internos.
El 10 de mayo de 2013 el imputado por el robo armado a la ferretería Vittoria, Angel “Gabito” Mirol (20). y Matías Mulheman (29) -el apodado "descuartizador del Moure"- fallecieron a raíz de un incendio que se produjo en el calabozo que compartían en la Secciona Sexta. Ambos inhalaron el humo al quedar atrapados en el siniestro de colchones y frazadas.
Mulheman estaba imputado de la muerte de Héctor Fabián Rogel (39), quien fue apuñalado, golpeado y –ya muerto- descuartizado el 25 de setiembre de 2012.
El Ministerio Público Fiscal, la Defensa Pública y peritos de Gendarmería Nacional iniciaron investigaciones para determinar las causas del siniestro y si hubo responsabilidad de los policías en el fallido rescate de los detenidos. Desde ese entonces esa celda continúa clausurada y nada se aclaró.
La otra víctima de un incendio en un calabozo fue Silvia Osorio (25), quien el 22 de febrero 2014 perdió la vida luego de que quemara las frazadas de la celda que ocupaba en la Comisaría Primera de Trelew, donde había sido trasladada hacía pocos días.
La mujer cumplía condena de 11 años y medio por el homicidio en ocasión de robo al remisero Oscar Ibarrolla Yáñez (ocurrido el 16 de febrero de 2012 en Comodoro Rivadavia). Desde su traslado a Trelew, Osorio reclamaba cumplir su condena en Comodoro Rivadavia para estar cerca de sus hijos y de su madre.
La joven además ya tenía antecedentes de haber quemado colchones en el pabellón de mujeres de la alcaidía de esta ciudad, poniendo en peligro la integridad física de otras cinco mujeres.

HERIDOS EN LA ALCAIDIA
El 3 de octubre de 2013, Damián “Jaimito” Martínez incendió su colchón y debió ser internado en delicado estado en el Hospital Regional tras ser trasladado de la celda 4 del pabellón 4 de la alcaidía. Allí estaba detenido por el asalto a una joyería y sus vías respiratorias fueron muy comprometidas debido a las serias quemaduras que sufrió en su cuerpo.
El joven perdió tres dedos de una mano y le debieron hacer una traqueotomía para que coma y hable. Después, los mismos internos lo apodaron “El Androide” debido al particular tono de voz que adquirió por las dificultades del habla que le quedó como secuela.
El otro siniestro de similares características ocurrido en la alcaidía tuvo lugar el 2 de diciembre de ese mismo año y fue protagonizado por Denis "Gato" Barrientos. Este estaba alojado en el pabellón 1, donde cumplía una condena de cinco años y ocho meses de prisión por 20 causas que la justicia le unificó.
El sujeto también debió ser hospitalizado con las vías respiratorias comprometidas al prender fuego el colchón en su celda individual. Según la Policía, Barrientos provocó el siniestro porque lo había dejado su novia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico