Arcioni dice que no renunciará "bajo ningún punto de vista"

El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, hizo ayer unas breves declaraciones luego de emitir su comunicado de condolencias por la tragedia que le costó la vida a dos docentes de Comodoro Rivadavia que volvían de Rawson, donde habían participado de una nueva manifestación de protesta.

“Bajo ningún punto de vista”, fue la respuesta de Mariano Arcioni cuando se le consultó si evaluaba su renuncia teniendo en cuenta el contexto que se produce en la provincia desde el día posterior a la elección del 9 de junio, cuando fue reelecto en la fórmula de Chubut al Frente que compartió con Ricardo Sastre, intendente de Puerto Madryn.

Desde entonces se desencadenó la crisis financiera que llevó a que volviera a tener que pagar los haberes a los estatales en forma escalonada, esta vez sin siquiera cronogramas claros, como había hecho el año pasado.

Además, el Estado provincial se halla literalmente parado desde hace tres meses, con la cadena de pagos cortada y una obra social –Seros- que prácticamente dejó de ofrecer prestaciones ante la falta de pago a los profesionales que atienden a los empleados públicos y sus familiares.

Sin clases desde hace 41 días, con falta de insumos en hospitales y un sinfín de carencias, Arcioni confía en que el gobierno nacional le adelante anticipos de coparticipación para sostener mínimamente lo que se pueda hasta el cambio de gobierno, en diciembre.

Es que supone que ganará Alberto Fernández, aliado de Sergio Massa, verdadero mentor de Arcioni y quien lo llevó a firmar los cinco puntos del acuerdo con el candidato del Frente de Todos en Rosario, donde también participó del cierre de campaña al pie del Monumento a la Bandera, el 7 de agosto, cuatro días antes de las PASO en las que perdió de manera aplastante Mauricio Macri, con quien Arcioni no había tenido mala relación. Incluso llegó a decir en algún momento –a lo Juan Carlos Schiaretti- que le era “indistinto” si el próximo presidente era Alberto Fernández o Macri.

SUCESION DE EQUIVOCOS

Pero desde entonces Arcioni fue en caída libre. Primero apoyando por su cuenta –sin consultar a sus principales aliados políticos, Sastre y Jorge Avila- a Máximo Pérez Catán como precandidato a diputado nacional, quien perdió la interna con el dirigente mercantil Alfredo Beliz.

Además, su precandidato a intendente en Comodoro, Martín Buzzi, terminó quinto con apenas 8899 votos (8,5%). Es que ir con boleta corta no lo favoreció.

En paralelo, la crisis económica fue en aumento y se multiplicaron piquetes, ollas populares y cortes de calles y rutas en toda la provincia. El principal fue el que en Comodoro impidió el acceso a los yacimientos a los obreros petroleros por varios días.

En este marco, se produjeron multitudinarias movilizaciones de estatales en las que los docentes cumplieron un activo rol. La del 4 de septiembre llegó a reunir a aproximadamente 20 mil personas y fue la mayor de las que se recuerde en Comodoro Rivadavia.

En cada caso, además de pedir por la regularización de sus situaciones laborales, los manifestantes exigían las renuncias de Arcioni y su polémico ministro Coordinador de Gabinete, Federico Massoni, un partidario de la “mano dura” que promovió sin éxito la adquisición de pistolas Taser y que el viernes 16 de agosto protagonizó un escándalo cuando ordenó detener a dos dirigentes sindicales del gremio docente.

Pero ayer Arcioni sostuvo que está «más fuerte que nunca» porque «la gente entendió que hay responsabilidad, honestidad y transparencia».

En las horas posteriores a la trágica muerte de las docentes Jorgelina Ruiz Díaz y María Cristina Aguilar, y a los serios incidentes en la Legislatura y la Casa de Gobierno de Rawson, Arcioni solo respondió con la declaración de asueto y el anuncio de dos días de duelo en el ámbito provincial.

Después, le concedió una entrevista a Radiovisión en donde aclaró que “bajo ningún punto de vista voy a renunciar, al contrario; estoy más fuerte que nunca para sacar la provincia adelante. No se me cruza por la cabeza renunciar. Estoy muy triste por este hecho tremendo. La provincia de Chubut está de luto por este trágico accidente”.

Contrastando con aquella imagen de euforia en el gimnasio de la CAI junto a Sergio Massa en la noche en que se confirmó su reelección hasta 2023, el gobernador admitió que “luego del triunfo del 9 de junio en las elecciones, el gobierno quedó desgastado, pero seguimos porque la gente entendió que hay responsabilidad, honestidad y transparencia. Estamos dejando de lado algunas formas de hacer política y eso tiene un precio”.

Finalmente, Arcioni, sentenció que «el compromiso que hemos asumido es que vamos a seguir por la misma senda, del diálogo, del respeto hacia quien piensa diferente”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico