Brutal ataque policial a un niño de 9 años con discapacidad

Cerca del mediodía del jueves pasado, 13 de septiembre, mientras Matías y su hermano (12) jugaban con un arma de juguete en la vereda de su casa en un barrio de la ciudad balnearia, un oficial de policía que circulaba en un patrullero se detuvo al verlos, se bajó y comenzó a golpearlo brutalmente mientras lo ahorcaba con una remera.

La Comisión por la Memoria (CPM) denunció un hecho gravísimo de violencia institucional en Mar del Plata. "La Comisión por la Memoria repudia el violento ataque sufrido el jueves por Matías (un niño de 9 años con discapacidad) a manos de un agente de la policía bonaerense", dice el comunicado del organismo de Derechos Humanos.

Cerca del mediodía del pasado 13 de septiembre, mientras Matías (9) y su hermano (12) jugaban con un arma de juguete en la vereda de su casa en un barrio de Mar del Plata, un oficial de policía que circulaba en un patrullero se detuvo al verlos, se bajó y comenzó a golpearlo brutalmente mientras lo ahorcaba con una remera. Al escuchar los gritos de su hijo, la madre salió de su casa y lo encontró tirado en el piso, mientras el agente continuaba con los golpes y lo reducía.

La golpiza le ocasionó a Matías diversas heridas que dejaron marcas en su pequeño cuerpo. Desde la Comisaría explicaron oficialmente que se trató de una acción “protocolar”. No obstante, un subcomisario se presentó en el lugar y pidió disculpas reconociendo la gravedad del hecho ocurrido. Otra fue la actitud del agente autor del hecho, quien amenazó a la madre diciéndole que debía agradecer que no se bajó con el arma y que debía enseñar a su hijo que no se apuntaba a un policía; todo esto sin registrar que el niño sólo estaba haciendo lo que los niños deben hacer: jugar con un juguete. Las armas de juguete no están prohibidas ni es delito jugar con ellas, cuestión que parece desconocer el agente público.

La CPM acompañó y asesoró a la madre del niño para realizar la denuncia penal, que fue canalizada a través de la Defensoría Pública. Además, la CPM presentará el lunes próximo la denuncia ante la Auditoría de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad Provincial y realizará distintas acciones para la protección de la denunciante y el acompañamiento del niño.

Como consecuencia del hecho, el niño de 9 años, que padece un retraso madurativo, se encuentra muy afectado psicológicamente, llorando permanentemente, muy angustiado y temeroso de salir a la calle. Las heridas y escoriaciones provocadas por los golpes, el arrastre y ahorcamiento, constituyen torturas y malos tratos que deben investigarse y sancionarse de manera urgente.

La madre del niño es una conocida militante social y activista por los derechos humanos, integrante de la red de familiares víctimas de violencia institucional de la CPM, organizadora de actividades y marchas contra la violencia policial en Mar del Plata.

La CPM denuncia que no se trata de un hecho aislado y singular sino de una práctica cada vez más extendida y generalizada que sistemáticamente viene dando muestras de la violencia, arbitrariedad e impunidad con que operan las fuerzas de seguridad en el territorio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico