Buscan al prófugo por el brutal femicidio de una joven en Moreno

Rodrigo Rivero, de 21 años, es el principal sospechoso por el crimen de la Karen Bustamante. Luego de que fuera identificada la víctima y se difundieran los videos por la televisión, una llamada al 911 del martes al mediodía aportó información sobre el sospechoso. "Es mi hijo, fue él", dijo una mujer, que se presentó como la madre del joven que ahora está prófugo.

El cuerpo de Karen Daiana Bustamante, una estudiante de Derecho de 19 años con domicilio en Castelar, fue encontrado este lunes por la mañana en la puerta de un salón de fiestas abandonado en el partido de Moreno. La escena era brutal: el cuerpo estaba casi irreconocible, con su rostro desfigurado y ensangrentado, un fuerte golpe en el cráneo y signos de estrangulamiento. Una mujer trans que pasaba por la zona lo descubrió y avisó al 911.

La joven no pudo ser identificada hasta 24 horas más tarde, cuando su familia se presentó en la Comisaría 1° de Moreno y reconoció su ropa. Específicamente un jean y un buzo negro con la inscripción “Babygirl” que Karen tenía puesto la noche que fue asesinada.

Las cámaras de seguridad en distintos puntos de la ciudad también la habían captado vestida de esa forma y junto a un joven que hoy es investigado por el crimen.

El mismo que, a la hora que se produjo el asesinato, quedó registrado en otra cámara de la zona del crimen mientras huye tranquilamente y descarta el arma homicida en un cesto de basura -una baldosa con restos de sangre dentro de una bolsa de arpillera que ya está en manos de la fiscalía- con el rostro cubierto, una gorra con visera y las manos en los bolsillos.

Luego de que fuera identificada la víctima y se difundieran los videos por la televisión, una llamada al 911 del martes al mediodía aportó información sobre el sospechoso. “Es mi hijo, fue él”, dijo una mujer, que se presentó como la madre del joven y lo identificó como Rodrigo Rivero, de 21 años, que ahora está prófugo. Por lo pronto, no se encuentra acreditado en la causa que la mujer que hizo la llamada sea efectivamente la madre del sospechoso.

La Policía Bonaerense allanó la casa donde vive con su familia en el barrio 25 de Mayo de Moreno, pero no lo encontró. El fiscal Gabriel López de la UFI N° 8 del distrito, a cargo de la investigación, recibió la información de que tanto su celular como el de la víctima -que fue robado la noche del crimen- estuvieron activos en la zona antes y después del asesinato. Otras imágenes de seguridad confirman que Rodrigo y Karen estuvieron juntos en ese lugar el domingo por la tarde.

La autopsia sobre el cuerpo de Karen revela un crimen bestial, que, según confirmaron fuentes judiciales a Infobae, indica un “triple mecanismo homicida”: estrangulamiento, cortes en el cuello que podrían haberse hecho con una botella rota -en el lugar donde estaba el cuerpo fue encontrada una-, y politraumatismos severos en el cráneo y en el rostro.

“Quiero justicia, que agarren a ese sinvergüenza porque no era amigo de mi hija. Lo conoció en el pool”, aseguró a la prensa Liliana González, madre de la víctima, al tiempo que también aseguró que el asesino “tenía todo planeado” para matarla.

Los investigadores, sin embargo, manejan otra hipótesis. “Ellos ya venían de una relación. Podría ser un noviazgo, una amistad o una amistad con derechos. Se juntaban para salir, lo que pasa es que nadie conocía la relación”, apunta una fuente con acceso al expediente. “La chica salió de su casa el domingo a la mañana, estuvo el domingo a la tarde con él. Se fueron a Ramos Mejía, tomaron el tren, pasearon y a la tarde-noche fueron a Merlo a un pool. Ahí surgió un problema y los echaron”.

LA CRONOOGIA DE LA NOCHE FUE CUBIERTA POR CAMARAS DE SEGURIDAD

“Cerca de la 1 se toman un colectivo y van a otro pool en el centro de Moreno. A las 3 de la mañana, que es el horario de cierre, les piden que se vayan”, agrega la misma fuente. Luego, según consta hasta el momento en la causa, Karen y Rodrigo se encuentran con otras personas, dan vueltas en una camioneta y vuelven al centro de Moreno, donde cerca de las 5 se produce el crimen.

Las secuencias fílmicas dejan claro, en el criterio de los investigadores, al menos dos puntos: que Karen y Rodrigo se conocían y que la noche del asesinato hubo una fuerte discusión entre ellos. Un empleado de seguridad de un boliche que declaró en la fiscalía como testigo reafirmó esa versión.

Un video de la madrugada que muestra a la víctima trotando detrás del sospechoso fue una de las pruebas que, según la familia Bustamante, indica que Karen fue asesinada luego de que el joven le robara su celular. Los funcionarios que intervienen en la investigación creen, sin embargo, que lo robó tras el crimen para ocultar información.

“Vimos en Facebook que se dedica a vender pastillas y cosas. Mi hija estaba medicada con psicólogos y psiquiatras y tomaba pastillas”, contó su mamá. Karen, que vivía con sus 10 hermanos, tenía, según relataron sus parientes más cercanos, muchos problemas con el consumo problemático de sustancias. Los investigadores creen que tal vez de ahí surgía su vínculo con el presunto asesino.

“Siempre la acompañamos pero nunca pudimos entenderla. Hoy lamentablemente se nos fue. A todas las chicas que están buscando conocer gente en Internet por favor no lo hagan. Es lo peor que pueden hacer”, dijo este lunes Dolores, la hermana de la joven asesinada en diálogo con Telefé.

Si sos víctima o conocés a alguien que sufra violencia de género podés llamar al 144 o comunicarte por WhatsApp al +5491127716463 las 24 horas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico