Caleta Olivia se mostró indiferente a los tarifazos

La convocatoria a la protesta nacional en repudio a los nuevos tarifazos en los servicios públicos, tuvo en la tarde-noche del jueves una abrumadora indiferencia por parte de la comunidad caletense. Solo asistió menos de una decena de militantes del Partido Obrero.

Caleta Olivia (agencia)

“La gente de esta ciudad parece que ni siquiera tiene conocimiento de que a partir de enero el Gobierno nacional incrementó la quita del beneficio al gas en la Patagonia y consecuentemente en Santa Cruz el costo de ese servicio aumentará un 40 %. Entonces habrá que ver la cara de muchos cuando una boleta domiciliaria les llegue con un valor de ocho mil pesos”.

Esto lo dijo alrededor de las 20 del jueves el dirigente Omar Latini, uno de los principales referentes provinciales de esa fuerza de izquierda que junto al reducido grupo de militantes, sobre todo mujeres, se quedó en una vereda repartiendo folletos y periódicos del partido que aludían al tema.

El dirigente también citó que ya se están registrando serios problemas, sobre todo con el costo del gas en localidades como Río Turbio y Gobernador Gregores. Recordó además que en esta última localidad la empresa Gamuzzi ya envió doscientas intimaciones de corte del servicio a unos doscientos usuarios.

SIN CACEROLAS NI REDOBLANTES

El sitio elegido para la protesta en Caleta, a partir de las 19 había sido la plazoleta del Monumento al Obrero Petrolero, pero una hora más tarde continuaba prácticamente desierta ya que solo se observaba una gran pancarta del PO, a un grupo de jóvenes que pintaba carteles alusivos al próximo festejo nacional de murgas que comenzará este sábado y a los dos perros callejeros que acostumbran a seguir con ladridos las protestas sociales de diferente índole.

Con un esbozo de sonrisa, Latini parecía querer no reconocer el fracaso de la convocatoria que su partido había liderado pero la realidad mostraba la indiferencia de la sociedad local a la nueva escalada que acusaron las tarifas de los servicios públicos.

DISIMILES RAZONES

Esta apatía puede atribuirse a varias circunstancias, entre ellas el hecho de que el Gobierno provincial absorbe parte de los costos de energía eléctrica y gas para que no impacten de sobremanera en los usuarios residenciales.

Correlativamente, parece ser que la gente presume que el Estado provincial volverá a acudir en su ayuda con programas como el que está poniendo en vigencia esta misma semana en Gobernador Gregores para el caso del gas, ya que allí ese fluido se almacena en zepelines y luego se envía los domicilios por red.

También es habitual escuchar que muchos vecinos dejaron de asistir a diferentes manifestaciones, incluso a aquellas referidas a violencia de género, porque no quieren ser utilizados políticamente por las fuerzas de izquierda que son las que generalmente las convocan.

Pero lo más evidente es que en esta ciudad aún no hay un generalizado registro de pobreza extrema como ocurre en otras regiones del país y ello conlleva a la indiferencia por las brutales medidas de ajuste que impone el gobierno de Mauricio Macri en todo el país.

Un ejemplo claro de ello fue que muchos transeúntes ni siquiera aceptaban recibir los folletos que distribuían los referentes del Partido Obrero y si bien otros lo hacían por mera gentileza, luego de caminar algunos metros los arrojaban en cestos de basura sin siquiera darles lectura. Incluso este diario llegó a escuchar que uno de ellos balbuceó una usual frase: “otra cosa de los zurdos”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico