Capacitaron a personal aduanero y de fuerzas de seguridad en nuevas drogas

El ingeniero químico Mario Pintos explicó sobre el avance mundial del tráfico de las nuevas drogas psicoactivas y la falta de herramientas para poder detectarlas a través de los correos internacionales y tráfico aéreo. La Argentina ya regula este tipo de drogas que en algunas partes del mundo no están fiscalizadas.

La Dirección Regional Aduanera Patagónica con la colaboración del Sindicato del personal Aduanero S.U.P.A.R.A. capacitó el jueves en el Centro de Información Pública, en Comodoro Rivadavia, a su personal y a personal de seguridad nacional y empleados judiciales en la problemática de drogas sintéticas y Nuevas Sustancias Psicoactivas (NSP).

Entre las autoridades que participaron del curso estuvieron Ricardo Langone del Sindicato Aduanero y el especialista en drogas sintéticas, el ingeniero químico, Mario César Pintos.

Participaron del seminario, personal de la AFIP, funcionarios del Juzgado Federal, Cámara Federal de Apelaciones, Tribunal Oral en lo Criminal Federal, Policía Federal, Gendarmería Nacional, Policía de la Provincia del Chubut, Aduana de Chile y Prefectura Naval Argentina.

“Hay un aumento de las drogas tradicionales, como la cocaína, la marihuana y la heroína pero también las drogas de diseño, sintéticas, del grupos de anfetaminas, las drogas emergentes, y principalmente las nuevas drogas que las Naciones Unidas llamó NSP (Nuevas Sustancias Psicoactivas) que son moléculas químicas desarrolladas en los últimos 9 años y que tratan de imitar a los efectos alucinatorios, o estimulantes y depresores de las drogas conocidas, pero que no están en la lista de fiscalizaciones”, comentó Pintos.

“La persona que la fabrica y que las vende no tiene ningún tipo de punibilidad cuando se está frente a este tipo de sustancias”, explicó el especialista.

Este tipo de drogas son conocidas como “bomba”, anfetaminas alucinatorias, que reemplazan al famoso LCD, las catanoides sintéticas, que reemplazan a los estimulantes como metanfetaminas y el éxtasis.

“A nivel mundial se conocen como las sales de baño, que se vendían como si fueran sustancias aromáticas, o desinfectantes de ambiente o sales de baño, que tenían este tipo de estimulantes. Su consumo, su tenencia no era punible, por suerte en nuestro país en el último año la mayoría de estas sustancias psicoactivas que a nivel mundial todavía no están fiscalizadas, en nuestro país están fiscalizadas, el problema es que no tenemos las herramientas para poder detectarlas”, dijo Pintos.

Las nuevas drogas, según el especialista, ingresan por el correo internacional en paquetes, “porque su volumen es pequeño, en pequeñas pastillas, son microdosis y vienen por correo o vía aérea en valijas, no son fáciles de detectar porque se pueden confundir con fármacos legales, se pueden confundir con productos alimenticios”.

Este tipo de drogas son extremadamente nocivas “y no hay un estudio profundo y a largo plazo del efecto que producen, no sabemos lo que produce una sobredosificación y muerte. Son producidas en laboratorios”, explicó el especialista que capacita a las fuerzas de seguridad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico