Carrió consideró un error de Macri no haber echado a Díaz Gilligan

"Fue un error no hacer cesar a un funcionario que tiene una cuenta de un millón de euros fuera del país", criticó la diputada nacional en alusión al exsubsecretario general de la Presidencia, a quien el Gobierno respaldó en su cargo pero terminó renunciando por las críticas y las presiones de los propios aliados al macrismo.

La diputada nacional de la Coalición Cívica (CC) Elisa Carrió calificó como “criminales” a los miembros de la familia del líder del sindicato de Camioneros, Hugo Moyano, al defender “la lucha” del presidente Mauricio Macri contra “la mafia sindical”.

“No toda su familia, pero al menos él y Pablo (Moyano) seguro”, aseguró en una entrevista que publica ayer el diario El País, de Uruguay. Moyano “es el jefe”, respondió acerca de si el sindicalista es parte de esa “mafia”.

“Y cuando digo criminales digo criminales, no solo de robo de dinero. Muchas muertes que no se explican, muchas muertes tapadas. Si en algo uno avala al presidente Macri es en esta lucha”, planteó la diputada y cofundadora de Cambiemos.

Carrió remarcó: “Argentina no puede seguir en manos de las mafias”, por lo que “esa es la lucha” y “una batalla que vale la pena darle”.

“Él tiene muchos crímenes atrás, pero muchos. Su hijo Pablo también. Así que marchen, pero que también marchen a la justicia”, puntualizó.

La legisladora señaló: “en Estados Unidos también un sindicalista prácticamente quiso tomar el país”, en referencia a Jimmy Hoffa, líder del sindicato de los camioneros acusado de tener vínculos con la mafia. En ese sentido, consideró que Hugo Moyano “es una persona parecida”.

Así volvió a respaldar a Macri en el enfrentamiento con el líder Camionero. “Ha ganado ampliamente las elecciones así que cuenta con todo mi aval. Lo que pasa es que hay que evitar otros errores justamente para tener el apoyo popular. Lo que no se puede es emprender esta lucha y cometer errores, diría nimios, pero graves a los ojos de la opinión pública”, manifestó la diputada.

Ante la pregunta respecto de los errores del Gobierno a los que se refirió, la líder de la CC-ARI aclaró: “no hacer cesar a un funcionario que tiene una cuenta de un millón de euros fuera del país (alude a Valentín Díaz Gilligan, subsecretario general de la Presidencia)”. En ese sentido, sostuvo que lo que prometió el Gobierno a la sociedad es “la república, la transparencia, el hambre cero y la prosperidad económica y social”.

“En algunas cosas estamos bien y en algunas otras estamos atrasados. La solución en Argentina pasa por la prosperidad económica y social, y lo que nosotros tenemos que hacer es prosperar a las clases medias. Y ahí es donde fallamos”, amplió.

En otro orden, descartó volver a ser candidata a presidente y remarcó que está obligada a quedarse dentro de Cambiemos porque allí funciona como “una especia de garantía. No sé de qué, pero soy la garantía de ciertas cosas. A mí la lucha contra la corrupción me llevó la salud, y me la llevó en serio. Yo entregué todo”, manifestó.

“Hicimos el acuerdo con Mauricio en enero de 2015, en una conversación que fue un sincericidio, con todas las verdades. A mí me costó mucho, no solo con él sino básicamente con todo lo que era su familia y su padre. Yo tenía el deber de habilitar la salida de la Argentina, y tenía que perder. Así que tenía que articular, perder y garantizar la república”, subrayó la diputada.

Además, aseguró que apoyaría una reelección del mandatario en tanto se siga cumpliendo el acuerdo que “es república, lucha contra la corrupción, hambre cero y prosperidad económica y baja de impuestos”.

“Hay dos objetivos. Argentina debe culminar un gobierno constitucional no PJ, que no sucede desde la época de Marcelo T. de Alvear. Por eso esto es histórico. Este es un gobierno que no solo ganó las elecciones contra un régimen autoritario de manera pacífica, sino que en el mandato legislativo ganó en todos los lugares. Entonces, va a culminar el mandato. Lo segundo es que tenemos que renovar, y para eso tenemos que hacer muchas cosas distintas”, opinó.

Asimismo, habló sobre la expresidenta y actual senadora Cristina de Kirchner y dijo que no tiene relevancia frente a un peronismo que se va unificando. “El peronismo la odia a Cristina, el peronismo histórico, el peronismo de provincia. Ella odia a los PJ y los PJ la odian a ella. Así que eso divide. Lo que divide es ella”, consideró.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico