Cinco internas permanecían graves anoche por el incendio en el pabellón de la alcaidía

Momentos de desesperación vivieron los efectivos a cargo de los detenidos en la alcaidía policial de Comodoro Rivadavia, al desatarse ayer -pasadas las 13- un siniestro en el pabellón de mujeres. El fuego fue iniciado intencionalmente y el denso humo dificultó en un principio abrir las dos puertas para rescatar a las detenidas. Las cinco mujeres que residían en el pabellón sufrieron asfixia y al cierre de esta edición se encontraban internadas en terapia intensiva y en estado delicado. La Fiscalía realizó una inspección y clausuró esa ala del recinto en procura de establecer las circunstancias que originaron el incendio.

En medio del contexto en que la Defensa Pública de Comodoro Rivadavia intimó legalmente en los últimos días a las autoridades provinciales para habilitar los nuevos pabellones de la alcaidía del barrio Industrial, un nuevo incidente de proporciones se registró ayer al mediodía en el pabellón de mujeres.
Una o más internas que se alojan en dicho pabellón, a quienes día atrás les encontraron una importante cantidad de psicofármacos durante una requisa, quemaron ayer distintos elementos combustibles como la puerta de madera de un baño, una silla de plástico y prendas de vestir, precisaron las autoridades de la alcaidía a El Patagónico.
Las internas que se alojaban en el lugar fueron identificadas por fuentes oficiales como Nahir Quinteros (27), Jessica Aguilera (29), Juliana Uribe (19), Leila Núñez (26) y Noemí Gisela Pérez (36). Las dos primeras cumplen condena –por tentativa de homicidio y homicidio, respectivamente- y las restantes están imputadas por diferentes delitos.
El incendio intencional se originó pasadas las 13, en el horario de relevo del personal de la cárcel de máxima seguridad que funciona sobre Yrigoyen y Dalle Mura del barrio Industrial.
Los empleados ya habían realizado el conteo diario del cambio de turno y por ello las puertas del pabellón estaban cerradas con candado.
Al parecer las autoras del incendio no midieron las consecuencias del denso humo que produjo la quema de elementos. Rápidamente el pabellón se vio afectado por completo.
A los pocos minutos las detenidas ya no podían respirar.
En medio de la desesperación el encargado de turno, el cabo Daniel Díaz, no podía visualizar los candados de las puertas para liberar a las mujeres en peligro, justamente por la nube negra que invadió ese sector del recinto carcelario.
A pesar de que el suboficial inhaló abundante humo logró acceder al pabellón junto a dos compañeras guardiacárceles. Al ingresar se encontraron con tres de las mujeres ya desvanecidas en el suelo. Todas fueron sacadas de inmediato a un patio interno del edificio carcelario, mientras arribaban las ambulancias y los bomberos del Destacamento 1. Los voluntarios fueron quienes colaboraron con las maniobras de primeros auxilios a las víctimas del incendio.

TODAS EN TERAPIA
INTENSIVA
Mientras otro grupo de bomberos sofocaba el fuego, las detenidas fueron subidas a distintas ambulancias y trasladadas a los hospitales Regional y Alvear. Con el correr de los minutos se agravó la salud de todas ellas debido a que habían aspirado abundante humo, indicaron fuentes oficiales.
En la propia guardia del Hospital Regional, la fiscal general Cecilia Codina comentó a este diario: “todas están en terapia intensiva, todavía no está el parte definitivo, sí están interviniendo los médicos”. La representante fiscal estuvo acompañada por la defensora pública Lucía Pettinari.
Los familiares de algunas de las detenidas permanecían anoche en la guardia médica a la espera de conocer el estado de salud de las mismas.
Mientras, el cabo Díaz fue uno de los siete efectivos más afectados por el incendio y en un primer momento tuvo que ser asistido con oxígeno.
Dos mujeres guardiacárceles padecieron afecciones respiratorias al igual que otros cuatro efectivos que participaron del operativo para rescatar a las internas.
La propia fiscal aseguró que ninguno de los policías sufrió lesiones de gravedad y anoche ya habían sido dados de alta para continuar su recuperación en sus domicilios.
Las autoridades del Ministerio Público Fiscal durante la misma tarde de ayer cumplieron con una inspección ocular en el pabellón incendiado.
Fuentes oficiales presumen que algunas de las detenidas pudo haber consumido pastillas ansiolíticas y en la euforia por el estado de alteración habrían generado el siniestro.
Hay que recordar que días atrás los efectivos secuestraron en el interior del ese pabellón un frasco de Clonazepan en gotas que habría sido arrojado desde el exterior de la cárcel para alguna de las internas. Además incautaron una importante cantidad de psicofármacos.
Tampoco se descarta que el fuego intencional haya sido en represalia por esa reciente requisa donde además se secuestraron facas que estaban escondidas debajo de la cocina donde las internas elaboran sus propios alimentos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico