Comercios vacíos, bajas en las ventas y empleados preocupados

La megadevaluación que vive el país no deja exenta a la ciudad de Comodoro Rivadavia, que ve como sus comercios están cada vez más vacíos, la caída en las ventas se acentúa y la preocupación de los trabajadores se incrementa: "somos más empleados que clientes".

Argentina vive una crisis económica profunda, con una devaluación que se acrecentó por la abrupta suba del dólar, este cimbronazo repercutió en la vida comercial de Comodoro Rivadavia que muestra un panorama poco alentador.

El pasado viernes a las 18:00 un reconocido supermercado de la ciudad estaba vacío, casi desolado a comparación de meses atrás cuando a esa misma hora desbordaba de clientes: “cada vez es peor, la gente está comprando para el día o a lo sumo para la semana, solo los sábados estamos más o menos bien”, resaltó a El Patagónico una empleada.

Otra reconocida casa de comidas del centro de la ciudad vio como mermó la cantidad de porciones de comida caliente que expenden: “pasamos de estar llenos al mediodía, con gente esperando 10 a 15 minutos y vender 40 porciones, y cuatro personas detrás del mostrador, a vender 15 porciones o 20 como mucho. Ya ni tienen que sacar número para ser atendidos”, detalló un preocupado empleado a este medio.

Las grandes cadenas de electrodomésticos tampoco escapan a esta realidad económica que vive el país: “este sábado (por el 15 de septiembre), volvimos a un ritmo de ventas parecido al de meses atrás, pero en la semana no se vende nada. Somos más empleados que clientes, encima nos sacaron todos los beneficios de las comisiones, ya no ganás nada si vendés una heladera de 40 mil pesos, preocupa el panorama, ahora se viene el Día de la Madre y lo estamos esperando porque es una de las fechas en que más vendemos”, comentó a este medio otro trabajador que ve con preocupación la situación en la que se encuentra el rubro.

Pero no solo los empleados ven con preocupación este presente, el dueño de un pequeño local de venta de artículos electrónicos se refirió a la situación que se vive en su local “por suerte el local lo manejamos con familiares, por lo que el impacto salarial no nos pegó tanto, si hubiera contratado a 4 personas que es más o menos la cantidad de personal que necesito hoy en día no tendría para pagarles. Estamos evaluando nuevas metodologías de venta para sostener al cliente fijo y atraer nuevos, pero se hace cuesta arriba, en épocas de crisis hay que ponerse creativos y eso es lo que estamos haciendo, hacemos atención personalizada y cuidamos a todos los clientes, tratando que el que viene una vez, vuelva y quede como cliente fijo, esperemos que esta situación mejore, confiamos en los meses que vienen van a ayudar a mejorar”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico