Condenan a tres años de prisión en suspenso al hombre que le causó lesiones graves a un joven

Se trata del caso de Marcos Javier García, quien fue detenido en Río Senguer como autor de la agresión que un joven sufrió afuera de un pub durante la madrugada del 24 de diciembre último. La víctima sufrió golpes que pusieron en riesgo su vida. A la condena por lesiones graves se le sumó a García otra por lesiones leves ya que le pegó un cabezazo a un policía en el momento de ser aprehendido. De esa manera, recibió una pena de tres años de prisión de ejecución condicional y la obligación de cumplir una serie de reglas de conducta.

El juez Alejandro Rosales dio lectura ayer al fallo condenatorio contra Marcos Javier García (38), quien había sido imputado por la Fiscalía como autor del delito de homicidio simple en grado de tentativa, en concurso real con resistencia a la autoridad y lesiones leves. El magistrado, sin embargo, resolvió condenar al acusado como autor penalmente responsable del delito de lesiones graves en concurso real con lesiones leves. En consecuencia, le impuso a García la pena de tres años de prisión de ejecución condicional, es decir prisión en suspenso y el cumplimiento de una serie de reglas de conducta durante ese periodo.

En la sala de audiencias de la Oficina Judicial de Sarmiento se desarrolló la audiencia de lectura de la sentencia. El imputado recibió el asesoramiento legal de los abogados de la defensa pública Marcelo Catalano y Gustavo Oyarzún.

Al dar lectura a las partes sustanciales de la sentencia, Rosales indicó que tiene por probado los sucesos ocurridos el 24 de diciembre del año pasado a las 6 en el exterior del pub “Tololo” de Río Senguer, cuando Marcos García agredió a la víctima con golpes de puño en la cabeza, cara y tórax. También le propinó un puntapié en la cabeza, narró el magistrado. Esas agresiones provocaron lesiones en la víctima que pusieron en riesgo su vida y la imposibilidad de realizar actividad laboral por más de 30 días, sostuvo el juez.

A la vez señaló que el 26 de diciembre a las 2:50, la policía fue hasta la chacra “El Zorzal” de la misma localidad de Río Senguer para cumplir con la orden detención contra García. En ese contexto, el imputado le propinó un cabezazo a un efectivo policial provocándole un corte interno en el labio superior y fractura de una pieza dentaria. En este caso, se acreditó que las lesiones fueron de carácter leve.

Con respecto a la prueba que acreditan las agresiones, Rosales destacó varios de los testimonios escuchados durante el debate, los cuales confirmaron el derrotero de la víctima por varios bares de la localidad y el encuentro con García, con quien compartió bebidas alcohólicas y un juego de naipes.

En este sentido, se corroboro que la víctima tuvo una actitud pendenciera con el imputado, quien finalmente concretó su agresión a la salida del pub “Tololo”, en la madrugada del 24 de diciembre.

Asimismo, repasó el testimonio del médico que acudió al lugar de la agresión. En su declaración, el profesional de la salud describió que la víctima estaba inconsciente y en estado comatoso, por lo que decidió su traslado al Hospital Regional de Comodoro Rivadavia. En este sentido, agregó que el cuadro clínico explicado por los médicos, permite descartar la hipótesis de lesiones leves propuesta por la defensa en su alegato.

En otro orden, el juez dijo que más allá de la fuerte golpiza que recibió la víctima y que puso en riesgo su vida, no se ha probado, ni siquiera se ha efectuado un relevamiento detallado y concienzudo de los elementos decisivos que permitan señalar como posible la existencia del dolo homicida e incluso su variante del dolo eventual. Por lo tanto la figura legal que corresponde aplicar es la de lesiones graves, descartando la hipótesis de tentativa de homicidio propuesta por la representante del Ministerio Publico Fiscal

A todo ello, el magistrado estimó que la reacción del agresor no puede estar amparada en la figura de la legítima defensa. Los testimonios de quienes vieron a la víctima esa madrugada, coincidieron en que prácticamente no se podía sostener en pie, debido a la ingesta excesiva de bebidas alcohólicas. En consecuencia, es altamente improbable que García haya sido atacado o sorprendido por la víctima, fundamentó.

Con respecto al incidente ocurrido en la chacra “El zorzal” durante la detención de García, Rosales tuvo por probado que el detenido ya estaba esposado cuando golpeó deliberadamente con su cabeza al agente policial que sufrió lesiones de carácter leve.

Así las cosas, el magistrado resolvió condenar al imputado como autor penalmente responsable del delito de lesiones graves en concurso real con lesiones leves. Le impuso la pena de tres años de prisión suspenso y el cumplimiento de reglas de conducta.

Durante el plazo de duración de la condena, García debe presentarse cada tres meses ante el cuerpo de delegados de control, no puede ponerse en contacto con la víctima y tendrá que abstenerse de usar estupefacientes o abusar del consumo de bebidas alcohólicas. También deberá iniciar un tratamiento psicológico y adquirir un oficio adecuado a su capacidad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico