Continúan beneficiados con prisión domiciliaria los "inspec-chorros"

La investigación que estuvo a cargo de la fiscal Camila Banfi, logró probar en juicio que el primero de los delitos cometidos por Mauro Cárdenas y Facundo Garbarino, ocurrió durante la mañana del 10 de marzo de 2016, alrededor de las 4, cuando la víctima circulaba con su vehículo y fue obligada a detenerse. En ese momento lo abordaron Cárdenas y Garbarino pidiéndole los papeles del coche y diciéndole que eran policías de la Brigada de Investigaciones.

Para dar más crédito aún a su versión, por radio pidieron el dominio del automóvil y le dijeron a la víctima que el vehículo tenía pedido de secuestro y que si quería llevárselo, debía pagar.

Al verse intimidada, la víctima entregó el dinero que llevaba y antes de retirarse uno de los imputados le refirió que no fuera a la Fiscalía a hacer la denuncia porque “no me va costar nada encapucharme” para hacerle daño.

El otro caso ocurrió dos horas después, cuando interceptaron a otra víctima. Esta vez Garbarino y Cárdenas portaban bastones extensibles y también dijeron pertenecer a la Brigada de Investigaciones y que le iban a secuestrar el vehículo.

Como esta víctima no tenía el dinero que le exigían, uno de los inspectores se subió a su vehículo y lo acompañó hasta un cajero automático del barrio Industrial para que retirara efectivo. En el viaje le aplicó descargas eléctricas con una picana, como si tratara de un macabro juego.

Una vez que la víctima ingresó al cajero a retirar dinero, le hizo señas a otra persona que salía que entendió el mensaje de que estaba siendo extorsionada, por lo que dio aviso a la policía. De inmediato, efectivos de la Seccional Tercera intervinieron y detuvieron a los dos inspectores.

Así y todo, hoy permanecen en sus casas ya que cumplen arresto domiciliario a partir de los recursos que han ido presentando en las distintas instancias de apelación. Sin embargo, una vez que la condena adquiera firmeza, deberán cumplir prisión efectiva.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico