Cuatro presos con principios de asfixia y dos policías golpeados

Un motín desatado ayer en la alcaidía policial de esta ciudad dejó un saldo de cuatro internos con principio de asfixia y dos guardias con golpes leves. También hubo quema de varios colchones, frazadas y rotura de camas. No se descarta que planearan una fuga parcial o masiva.

Caleta Olivia (agencia)

En la dependencia ubicada en el barrio Unión -contigua a la Comisaría Seccional Segunda- había 25 internos en dos pabellones, pero los incidentes que duraron varias horas y comenzaron de madrugada fueron protagonizados por los doce que se encontraban en el N° 1, donde generalmente son albergados los más jóvenes.
De acuerdo a datos recabados por este diario, luego de la medianoche comenzaron a escucharse fuertes ruidos de supuestas peleas entre algunos internos y la situación de tornó tensa minutos después de las 2 cuando un tal Yáñez habría comenzado a gritar que otros querían matarlo.
Como consecuencia de ello, el personal de guardia ingresó al pabellón para controlar la situación. Fue entonces cuando un sargento de apellido Piripil recibió una trompada en el rostro y otro efectivo –cuya identidad no pudo precisarse- fue golpeado en el pecho.
Esta escaramuza duró pocos segundos y los efectivos se replegaron y volvieron a cerrar la puerta de acceso al pabellón, previo retirar al individuo que solicitó auxilio, el cual fue aislado en un calabozo individual.
De todos modos, el oficial a cargo de la guardia solicitó apoyo de personal de la Comisaría Segunda como medida de prevención ya que los internos continuaron gritando y produciendo fuertes ruidos al golpear rejas y otros elementos.

QUEMA DE COLCHONES

Alrededor de las 6 los incidentes cobraron mayor fuerza ya que se produjo la quema de varios colchones y frazadas, además de la rotura de camas y otro mobiliario.
Fue entonces cuando se solicitó apoyo de bomberos y de personal de la División Infantería y del grupo de Fuerzas Especiales para poder ingresar al pabellón, en tanto efectivos del Comando Radioeléctrico rodearon el edificio ante la presunción de que se estaba ante la posibilidad de un intento de fuga masiva.
La situación límite pudo ser totalmente controlada alrededor de las 7.30 cuando la totalidad de los detenidos (de ambos pabellones) fueron retirados del edificio y trasladados a calabozos de diferentes comisarías, bajo estrictas medidas de seguridad.
Antes, cuatro de ellos tuvieron que ser asistidos en la guardia del Hospital Zonal ya que sufrieron principio de intoxicación como consecuencia de la inhalación del humo de colchones y frazadas que ellos mismos habían prendido fuego y los bomberos se encargaron de apagar. Por otra parte, se confirmó que las lesiones que acusaron los policías de la guardia no revestían gravedad.
Más tarde, al ser consultado por El Patagónico, el comisario inspector Eduardo Sandoval negó terminantemente que el motín se hubiera originado por un supuesto reclamo de mejores condiciones de encierro por parte de los presos, asegurando que todo se circunscribió a peleas internas.
En ese punto admitió que se investiga si las mismas fueron un ardid para provocar una fuga parcial o masiva, destacando además que los internos del Pabellón N° 2 no participaron del motín y que las actuaciones iban se giradas al titular del Juzgado de Instrucción N° 1, Mario Albarrán.
A media mañana, luego de que finalizara el trabajo encomendado a personal de la División de Investigaciones (DDI), un número no precisado de detenidos volvió a ser ingresado a la alcaidía, presuntamente al pabellón N° 2 donde no se registraron daños.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico