Dañan y roban en instituciones comunitarias

Una vez más, dos instituciones de Caleta Olivia que cumplen acciones comunitarias fueron blanco de inadaptados y ladrones, lo que generó una fuerte indignación de vecinos porque los hechos volvieron a poner en tela de juicio la seguridad pública que debe brindar la policía.

Una de ellas es APADISCO, que se ocupa de capacitar e integrar laboralmente a adolescentes y jóvenes en actividades laborales, y tiene su sede en la calle Vélez Sarfield, contigua al Hospital Zonal, por lo cual es una zona de gran afluencia de tránsito vehicular.

A principios de esta semana, las paredes del edificio donde funciona una panadería, aparecieron impregnadas de numerosas frases.

Algunas de ellas contra la policía y otras identificando a algún barrio con diversas y desprolijas caligrafías, lo cual refleja una perversa competencia de graffiteros.

Las autoridades de la institución también comentaron que durante estos meses de pandemia, debido a que hubo menos actividad, en el entorno del edificio se observó a algunas patotas e incluso en cierta ocasión hubo dos sujetos que se treparon al techo, pero fueron vistos por algunos vecinos y escaparon cuando escucharon la sirena de un patrullero.

Respecto a los daños en las paredes, indicaron que volver a pintarlas será muy honeroso y no se cuentan con los fondos suficientes, pero además les llamaba la atención la gran cantidad de costosos aerosoles que utilizan los desconocidos ya que también dañan numerosos frentes de comercios y viviendas.

La otra institución damnificada, en este caso por ladrones, fue la denominada VENECIDI que es un grupo de ayuda a pacientes oncológicos y tiene su sede detrás del gimnasio municipal Enrique Mosconi, zona del barrio 26 de Junio.

La misma ya fue objeto de varios robos y en la madrugada de este jueves le sustrajeron cuatro reflectores del frente del edificio que da hacia un descampado.

Para desmontarlos, los malvivientes tuvieron que haber “trabajado” al menos media hora utilizando una escalera y previamente retiraron sus protectores que se habían colocado pensado que de ese manera no iban a ser robados, habida cuenta que meses atrás los mismos sujetos u otros ya habían sustraído otro artefacto de iluminación.

La presidente de la institución, Kity Rearte contó que justamente en la noche del miércoles al jueves no contaron con personal de seguridad y que no disponen de cámaras de seguridad.

El hecho fue denunciado ante la Comisaría Seccional Cuarta y Rearte solicitó públicamente a vecinos que puedan haber visto movimientos extraños aportar datos a la policía para dar con los responsables y poder recuperar los elementos robados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico