Decretan su rebeldía porque hace 8 meses que la Federal no lo puede encontrar

Un condenado por drogas es buscado por incumplir con las reglas que el Tribunal Oral Federal le había fijado como condición para seguir en libertad. Se trata de Carlos Adrián Rocha, condenado en 2015 a un año de prisión en suspenso por tenencia de drogas. Debía regirse por una serie de reglas de conducta, pero cuando la Policía Federal lo fue a buscar para notificarlo no lo encontró. Ya pasaron ocho meses desde entonces y no lo hallan en ninguno de los domicilios que había fijado.

Carlos Adrián Rocha cobró notoriedad pública en 2010 cuando fue investigado como sospechoso de haber protagonizado el 6 de noviembre de ese año un violento asalto a un locutorio de la avenida Portugal, en Comodoro Rivadavia, aunque después la Justicia ordinaria no pudo probar su participación.

En 2015 fue condenado a prisión en suspenso en una causa federal por tenencia de drogas. Sin embargo, incumplió con las reglas de conducta y la Justicia Federal ordenó que sea capturado y trasladado a la Unidad Penitenciaria 14 de Esquel.

La orden fue emitida en marzo último, pero ocho meses después la Policía Federal Argentina informó que no lo pudo hallar en ninguno de los domicilios fijados por Rocha. Así por segunda vez en el año se dictó su captura y rebeldía.

Rocha debe empezar a cumplir con una condena de un año de prisión efectiva. Es que el Tribunal Oral Federal tuvo por probado que el 20 de agosto de 2010 en un allanamiento realizado por personal policial de la Seccional Segunda en un departamento del barrio 30 de Octubre –procedimiento ordenado por la jueza penal de Comodoro Rivadavia, Raquel Tassello por una investigación de “Lesiones Leves, Daño y Abuso de Armas”-, se encontró en su poder un envoltorio con 20 cilindros que contenían 202 gramos de cocaína.

La cantidad era suficiente para preparar 1.911 dosis de 50 miligramos y 955 dosis de 100 miligramos. La policía encontró además un plato y dos naipes con restos de cocaína, rollos de cinta de embalar y un teléfono celular.

El 24 de septiembre de 2015, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal condenó a Rocha a la pena de un año de prisión en suspenso, multa de doscientos pesos y costas, con sujeción a las pautas establecidas en el artículo 27 bis del Código Penal por dos años. Es decir, fijar residencia y someterse al cuidado de un patronato, abstenerse de concurrir a determinados lugares o de relacionarse con determinadas personas, de usar estupefacientes o de abusar de bebidas alcohólicas, asistir a la escolaridad primaria, si no la tuviere cumplida, realizar estudios o prácticas necesarios para su capacitación laboral o profesional, someterse a un tratamiento médico o psicológico, previo informe que acredite su necesidad y eficacia, adoptar oficio, arte, industria o profesión, adecuado a su capacidad y realizar trabajos no remunerados en favor del estado o de instituciones de bien público, fuera de sus horarios habituales de trabajo.

Además Rocha tenía la obligación de realizar doscientas horas de trabajos no remunerados a favor del Estado o de una institución de bien público, como autor responsable del delito de tenencia simple de estupefacientes en infracción al artículo 14 primera parte de la Ley 23.737, la que se encuentra firme.

NO LO ENCUENTRAN

Sin embargo, cuando la Policía Federal fue a dejar la cédula de citación y notificación a fin de labrar acta de compromiso por las condiciones de la sentencia, esta no pudo ser entregada porque la altura catastral denunciada no se correspondía con la residencia y los habitantes del sector no lo conocían.

Se pidió información entonces a la Secretaría Electoral que indicó que el último domicilio de Rocha era en calle Patagonia y Misiones, sobre una altura en que la Policía Federal no encontró porque la numeración catastral que estaba asentada no existía. También dieron cuenta de lo mismo los efectivos de la Seccional Segunda.

La jueza de Ejecución libró oficio a la Policía Federal Argentina a fin de proceder a la detención y posterior traslado de Rocha a la Unidad 14 del Servicio Penitenciario Federal en marzo pasado, pasaron 8 meses y la Policía Federal Argentina no pudo hallarlo.

Ahora nuevamente el juez del Juzgado de Ejecución, Enrique Guanziroli dictó nuevamente su captura. Su defensor alega no poder contactarse con él.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico