Descontento en el IPV por el regreso de Uribe

El regreso de Mariela Uribe al Instituto Provincial de Vivienda generó ayer un gran revuelo en la sede de Comodoro Rivadavia donde, como señal de repudio, el personal de planta se retiró de su lugar de trabajo.

Uribe, una de las contratadas despedidas por haber denunciado al entonces responsable de la delegación local, Daniel Carrizo, quiere cobrar los meses caídos y recuperar su puesto. En octubre, el exintendente de Rada Tilly, Martín Iparraguirre, se hará cargo de la conducción local del organismo.

El personal de planta de la sede de Comodoro Rivadavia del Instituto Provincial de la Vivienda se retiró ayer de sus lugares de trabajo, en oposición al regreso al organismo de Mariela Uribe, una de las siete contratadas despedidas por Daniel Carrizo, a quien la mujer había denunciado públicamente de haber realizado y permitido hechos de corrupción como responsable de la delegación comodorense.

“No vamos a permitir que se le pague lo que no le corresponde, ni queremos que vuelva a desempeñarse acá. Ella fue parte de la conducción de Daniel Carrizo. Si luego se pelearon es cosa de ellos”, indicó uno de los trabajadores, que ofició como vocero el grupo.

Los trabajadores de planta entienden que, al ser contratada, a Uribe no se le deben pagar los meses en los que estuvo de licencia por razones de enfermedad. “Los contratados no tienen ese derecho que tenemos los trabajadores de planta. Son 126.000 pesos, de meses que no prestó función alguna”, señalaron.

Luego de la protesta, seguramente por consejo legal y como Uribe permanecía en la sede esperando que llegue algún responsable, los trabajadores regresaron al organismo, pero siguieron negándose a recibir la factura de servicio que pretendía presentar la contratada.

“QUIERO MI PUESTO DE TRABAJO”

Apenas observó la reacción de los empleados de planta, Uribe se comunicó con responsables del IPV en Rawson, quienes tomaron nota de la situación y enviaron a un referente de la delegación para recibir la factura de servicio.

“Lo que estoy pidiendo, además de que me paguen lo que me deben, es mi puesto de trabajo. Como pasaron 6 meses, y no me comunicaron que no pertenezco más al IPV, vengo a dejar la factura y ocupar mi lugar”, señaló Uribe, quien sostuvo que todo lo que reclamaba le correspondía y que contaba con asesoramiento legal.

“No se olviden que me echaron por denunciar a Carrizo. Yo pensaba que los trabajadores de planta me estaban haciendo un chiste. Entiendo que su reacción debe tener que ver con que varios de ellos son parte de las maniobras de corrupción que llevó adelante el ex delegado”, denunció.

IPARRAGUIRRE ASUME EN OCTUBRE

En el medio del conflicto y la discusión entre trabajadores, de planta y contratados, ayer se conoció que el exintendente de Rada Tilly, Martín Iparraguirre, asumirá en octubre como nuevo delegado del IPV en Comodoro Rivadavia.

El reemplazante de Carrizo, que fue desplazado por el gobernador el 22 de junio, una semana después de las denuncias públicas sobre su accionar, fue confirmado por los trabajadores de planta que esperan que el nuevo delegado “traiga orden y respeto al trabajo en la delegación”, sostuvieron.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico