Desde Dominicana, pide ayuda para que trasladen el cuerpo de su hija

Desde la localidad de Carbonera, en República Dominicana, la madre de Lucía De Larrosa (34), quien fue asesinada el pasado sábado en Comodoro Rivadavia, pide desesperadamente ayuda a la Alcaldía de su pueblo para que trasladen hasta allí el cuerpo de su hija.

Virginia Liranzo pide ayuda para el traslado del cuerpo de su hija Lucía De Larrosa (34) desde Comodoro Rivadavia hasta Carbonera, en República de Dominicana.

En un video, que compartió el sitio de Facebook “Mairene La Bocina”, Liranzo relata: “me dicen que me la mataron, el esposo y una hermana, pero yo todavía no vi todas fotos, sólo las noticias. Espero, con el poder del espíritu santo, que en Carbonera me hagan las dirigencia para que yo pueda recuperar el cuerpo de mi hija. Para verla aunque se la última vez. Espero que hagan el esfuerzo de ayudarme para que pueda tres el cuerpo de mi hija”.

Embed

EL CRIMEN DE LUCIA

La mujer de nacionalidad dominicana fue asesinada sobre la medianoche del pasado sábado, recibió de al menos 10 puñaladas. El hecho ocurrió cerca de las 23.30, en un inmueble ubicado en la calle Urquiza al 400, donde la Policía halló el cadáver de Lucía De Larrosa (34).

El comisario mayor Ricardo Cerda, jefe de la Unidad Regional de Comodoro Rivadavia, describió que el cuerpo fue encontrado por los efectivos al fondo de un extenso pasillo de un inquilinato y que el mismo presentaba "al menos diez puñaladas en varias partes del cuerpo y de distinta consideración".

"Aún no sabemos cuál pudo haber sido la herida mortal porque no tenemos el resultado de la autopsia", aclaró.

De acuerdo a los médicos, la mujer presentaba lesiones en las manos y brazos compatibles con signos de defensa y murió por lo menos tres horas antes del hallazgo del cadáver.

Según Cerda, por el crimen de Delarrosa "se detuvieron a dos personas, su actual pareja" y una tía del primero, identificados como Leonardo Gabriel Gudiño (31) y Marcela Gudiño (54), respectivamente.

El hecho es investigado por la fiscal general, Andrea Rubio, quien determinó que la mujer asesinada alquilaba la humilde vivienda donde la asesinaron y que a pocos metros reside Marcela Gudiño, en cuya habitación se hallaron manchas de sangre.

Por su parte, la pareja de la víctima contó a los investigadores que él se ausentó del inquilinato aunque en un horario distinto al que varios testigos dijeron haberlo visto salir del lugar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico