Detuvieron en Misiones a prófugo de Chubut con un kilo de cocaína

Se trata de Walter Pesoa, que cuenta con prontuario delictivo por robo y drogas en Esquel. Le habían dado prisión domiciliaria en marzo de 2018 y se fugó. Fue aprehendido por la Prefectura cuando intentaba ingresar al país y desde Paraguay, con cocaína para vender.

Un hombre que poseía un pedido de captura por violar una prisión domiciliaria por un delito en la ciudad de Esquel, fue apresado este fin de semana por efectivos de la Prefectura Naval Argentina en Misiones cuando quería introducir al país y desde Paraguay un kilo de cocaína entre sus prendas.

Se trata de Walter Pesoa, un sujeto con antecedentes criminales en la zona cordillerana chubutense (incluso algunos con condenas) por el que pesaba un pedido de detención. Había violado una prisión domiciliaria otorgada por la Justicia esquelense en marzo de 2018, luego que le hallaran en Cholila varias plantas de marihuana y armas sin documentación dentro del marco de un resonante robo de joyas sucedido tiempo atrás.

Pesoa fue aprehendido por la mencionada fuerza federal con asiento en Puerto Iguazú y dentro del marco de la operación “Narco Marinero”.

Los uniformados advirtieron movimientos extraños cuando una embarcación realizaba navegación transversal desde Paraguay hacia la costa argentina, en el paraje conocido como Colmina, a la altura del kilómetro 1926 del río Paraná.

Se dirigieron hacia el lugar e interceptaron a Pesoa y su acompañante, oriundo de la provincia de Neuquén. De la requisa surgió que el cordillerano llevaba un ladrillo de estupefacientes endosado a su cuerpo, en la zona del abdomen. Las pruebas de rigor confirmaron que se trataba de más de un kilo de cocaína, cantidad que, valuada en 254 mil pesos, sirve para producir 3.210 dosis.

Intervino el Juzgado Federal de Eldorado, a cargo de Mariana Arjol, quien ordenó la detención del implicado y el decomiso de los narcóticos.

EL PRONTUARIO

Pesoa fue condenado a seis años de prisión en un juicio abreviado por el robo a la distribuidora mayorista Arcor, ocurrido el 15 de noviembre de 2005 en Esquel. En 2014 fue condenado a dos años de prisión porque en septiembre de 2013 entró armado a una inmobiliaria de Roca al 700 de la misma ciudad, con fines de robo, pero fue sorprendido por la Policía.

A mediados de septiembre de 2017, se produjo el robo de joyas de la caja de seguridad empotrada en el Taller Angélica, también de Esquel, pertenecientes a la dueña del inmueble, la empresaria Fiorella Fiorasi. Allí, apareció un estudio de ADN realizado en objetos dentro del taller y llevados por los autores del robo que se correspondieron con el ADN de Walter Pesoa.

En marzo de 2018, efectivos de la Brigada de Investigaciones de la Unidad Regional de Esquel y de la comisaría local realizaron varios allanamientos en Cholila autorizados por el juez Ricaredo Rolónentos y pedidos por la fiscal Fernanda Révori, siendo nuevamente detenido en el Paraje El Blanco.

En esas diligencias se hallaron un arma de fuego sin documentación, plantas de marihuana de más de dos metros de altura; todo dentro de la causa en donde se buscaban las joyas que nunca aparecieron.

Pesoa quedó preso preventivamente por un mes a través de una resolución de los jueces locales Jorge Criaod y José Colabelli, pero luego logró que se le otorgara una prisión domiciliaria, porque se suponía que no iba a entorpecer ninguna causa en donde estuviera implicado ni que se fugara; hecho que efectivamente sucedió.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico