Dos meses de preventiva para "Popó" Barrientos por un robo agravado

Leandro "Popó" Barrientos fue sometido ayer a la audiencia de control de detención por el asalto a mano armada que habría cometido el sábado contra dos jóvenes en las 1008 Viviendas. El juez Alejandro Soñis le dictó dos meses de prisión preventiva y dio un plazo de investigación de tres meses.

El juez Alejandro Soñis dictó ayer dos meses de prisión preventiva a Leandro “Popó” Barrientos y tres meses de plazo de investigación para que la Fiscalía arrime las pruebas al proceso por el robo agravado por el uso de arma de fuego por el que se lo señala como sospechoso. Dicho delito fue cometido el sábado en el sector 3 del barrio 30 de Octubre.

El funcionario de Fiscalía, Cristian Olazábal, describió a las partes y al juez el delito por el que se lo investiga a Barrientos. Según la imputación, Barrientos junto a otra persona no identificada hasta el momento, cometieron un asalto a las 22:40 del sábado en el barrio 30 de Octubre, cuando la víctima de 19 años y su amigo caminaban por el sector 3. Uno de ellos –según el relato de la Fiscalía- portaba un arma y tras amenazar a las víctimas, se alzaron con la mochila y el teléfono celular, marca Samsung, del denunciante.

De acuerdo a los testimonios recolectados por el personal de la Brigada de Investigaciones, Barrientos antes de irse habría efectuado un disparo en las piernas a la víctima del robo, pero no fue alcanzado por el proyectil.

De esa forma, la Brigada de Investigaciones con la colaboración del Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP) y efectivos policiales de la Seccional Quinta, a partir de una orden del juez Soñis, irrumpieron el martes en un domicilio de Cabo Valdez al 3.200, donde se encontraba Barrientos.

Los investigadores encontraron y secuestraron la mochila y el teléfono de la víctima. Mientras que en el patio trasero de la vivienda se halló una motocicleta, marca Yamaha, que había sido sustraída el 29 de marzo en jurisdicción de la Seccional Tercera. El rodado tenía colocada una chapa patente de una moto marca Motomel.

De ese modo, Olazábal solicitó ayer que se declare legal la detención y que se le formalice la investigación a Barrientos por el robo agravado y el encubrimiento por receptación de la moto.

La defensa de Barrientos, ejercida por Ariel Quiroga cuestionó la calificación del caso ya que no se pudo comprobar el disparo del arma ya que no fue hallada en los allanamientos. Tampoco se logró secuestrar vainas en el lugar del asalto.

El juez imputó a Barrientos por la calificación escogida por la Fiscalía. Sin embargo, esta puede modificarse si es que no se logra acreditar que se haya utilizado un arma de fuego, lo que reduciría de manera considerable la expectativa de pena por el delito que se lo investiga a Barrientos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico