El árbitro Luis Alvarez reveló "El Milagro" que le cambió la vida

La historia está referida a la ayuda para los niños con discapacidad. Reveló que a los 38 años tuvo "un click que se llama Milagro", que le cambió el sentido de la vida y de su profesión.

El árbitro Luis Alvarez reveló “el milagro” que le cambió la vida, con una historia tan particular como solidaria, referida a la ayuda para los niños con discapacidad.

En diálogo con Télam, Alvarez reveló que a “los 38 años” tuvo “un click que se llama Milagro”, que le cambió el sentido de su vida y de su profesión.

Todo ello relacionado a que los árbitros de fútbol ejercitan su profesión en un entorno de enorme presión, “por los reclamos o ventajas que buscan los jugadores en el campo de juego, o los dirigentes y los aficionados fuera del mismo”, dijo el referí, quien habló además de los insultos y amenazas que soportan por algún fallo polémico.

“Por entonces, tenía sensaciones enfrentadas al preocuparme porque se pasaba el tiempo para ser árbitro internacional y que me ponía muy mal soportar insultos y amenazas”, expresó al comienzo de su relato Álvarez, quien también es abogado.

“Un buen día, en 2011, fui a dirigir a Mendoza, donde conocí a Verónica Yorio, la que hoy es mi mujer, que había ido allí por un amparo que había conseguido por una rehabilitación especial para su hija, Milagro”, prosiguió Alvarez.

“La que hoy es mi hija del corazón, nació en la semana 25 de gestación, con 680 gramos y estuvo 101 días en una incubadora para sobrevivir, padeciendo parálisis cerebral y es sordomuda”, contó con afecto el árbitro.

“Conocerlas a ellas fue un click enorme para saber valorar lo que es importante en la vida, cuando sólo me preocupaba mi carrera, por eso ahora no doy importancia a los que me insultan en una cancha, muchos de esos no entenderán que hay algo más valorable que un partido de fútbol”, reflexionó.

“Hace seis años y medio que formé familia con ellas, que se amplió con Delfina, de cinco años y medio, y desde entonces trabajo con Vero, en lo que ella inició hace nueve años. Muchos Milagritos, hacen un Milagro”, señaló quien dejó Buenos Aires por la tranquilidad de las sierras cordobesas en Río Ceballos.

“La iniciativa fue organizar eventos previos a cada Día del Niño, para chicos con discapacidades de distintas regiones de Córdoba, para brindarles juguetes, útiles escolares, entretenimientos y mucho amor”, continuó el árbitro la sensible historia.

“Lo que se inició con niños del colegio ILAC, de Córdoba, donde concurre ‘Mili’, que ya cumplió los 18, cobró tal magnitud que este año participaron 1.300 pequeños, gracias a la cesión gratuita del espacio Alto Botánico y al apoyo de muchas empresas y del gobierno cordobés”, resaltó Alvarez.

“También agradezco a muchos dirigentes del fútbol, que cedieron camisetas de sus equipos o pelotas, para los sorteos de los eventos, y a los jugadores, que promocionaron la actividad por redes sociales”, amplió el afiliado a las tres A.

“Ahora que ‘Muchos Milagritos’, como la encuentran en facebook y en twitter, fue reconocida como Fundación, podemos desarrollar otras obras”, refirió el juez de fútbol.

“Como gestionar ante las autoridades cordobesas la construcción de una habitación especial para una niña electrodependiente, de familia carenciada, que no puede enfermarse; u ofrecer clases de apoyo y orientación a padres de hijos con discapacidades”, apuntó el árbitro, entre otras realizaciones.

Al margen y por último, Luis Alvarez, quien mañana cumplirá 45 años, le anunció a Télam, que tras “dos décadas de carrera arbitral, en tres años a más tardar”, dará su “pitazo final”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico