El estado del mar dificulta la búsqueda del casco del Rigel

El trabajo de verificación de un eco detectado a unos 90 metros de profundidad comenzó en las primeras horas de ayer por parte del guardacostas SB-Tango 15, el buque más moderno de la flota de la Prefectura y hasta el cierre de esta edición no había arrojado novedades.

El movimiento de las olas marinas dificultaban ayer el trabajo de la sonda que busca en el lecho marino determinar si un indicio de un eco corresponde al casco del pesquero marplatense Rigel, desaparecido el viernes a 220 kilómetros de Rawson, informaron ayer fuentes de Prefectura Naval Argentina (PNA) y del Comité de Crisis diseñado para este caso.

El trabajo de verificación de un eco detectado a unos 90 metros de profundidad comenzó en las primeras horas del miércoles por parte del guardacostas SB-Tango 15, el buque más moderno de la flota de la Prefectura y hasta el cierre de esta edición no había arrojado novedades, explicó el secretario de Protección Civil del Ministerio de Seguridad, Emilio Renda, integrante de ese comité.

El funcionario aseguró que el Tango comenzó un rastreo a través de una sonda que realiza un barrido lateral del lecho marino y que “esta tarea depende mucho de las condiciones climáticas porque eso es lo que da efectividad a los medios técnicos”.

“El clima en la zona es bueno, igualmente el mar está un poco movido. Sabemos que las olas dificultan un poco el trabajo de la sonda, pero se sigue rastrillando todo el tiempo”, detalló.

La sonda del Tango explora el área donde se presume que puede encontrarse el casco del pesquero, desaparecido el viernes último cuando navegaba a 220 kilómetros al sudeste de Rawson, con nueve tripulantes a bordo. Hasta ahora solo se rescató el cuerpo del capitán.

La primera etapa de la exploración, tal como se indicó a los familiares de los tripulantes en el parte de ayer, corresponde al trabajo de la sonda y en caso de que se detecte un indicio concreto debería explorarlo un vehículo submarino operado de distancia, para dar paso a la última fase: el empleo de una campana para llevar un equipo de buzos hasta el buque hundido.

“No descienden los buzos si no se identificó a través de esta especie de dron submarino que lo que está ahí abajo sea el Rigel”, explicó.

Renda aseguró además que en el quinto día del operativo de búsqueda “no hay más hallazgos” pese a que “se continúa la búsqueda con todos los medios de Prefectura y de la Armada, tanto aéreos como de superficie”.

En cuanto a los más de 30 buques pesqueros que se sumaron desde el comienzo al operativo “han comenzado a retirarse”, señaló.

El prefecto mayor Raúl Rodríguez, jefe de la delegación marplatense de Prefectura, indicó que “las condiciones meteorológicas son fundamentales” y aseguró que a partir de mañana “podría registrarse un aumento del viento, y lo que tiene un impacto en el estado del mar”.

Asimismo, Renda y Rodríguez destacaron que en los partes brindados a los familiares se sumó ayer la asistencia de buzos para explicar los detalles técnicos del eventual descenso de profesionales en la campana para tratar de inspeccionar el casco y determinar si dentro del buque hay restos de los ocho marinos que continúan desaparecidos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico