El jefe de Marina no tenía conducción

Se conocieron los cuestionamientos que el Consejo General de Guerra realizó sobre los oficiales de la Armada que habrían tenido algún grado de participación en la peor tragedia de esa Fuerza en tiempos de paz.

El auditor militar, comodoro abogado Daniel Méndez, asegura que ocho oficiales de la Armada Argentina habrían tenido algún grado de participación en el naufragio del ARA San Juan junto a sus 44 tripulantes el 15 de noviembre de 2015, informa Infobae.

Siete habrían tenido algún tipo de responsabilidad directa, y uno está imputado porque fue procesado en la justicia civil. Sus argumentos son los suficientemente sólidos como para llevarlos ante el Consejo General de Guerra.

El tribunal comenzó a sesionar el 25 de noviembre pasado, tal lo dispuesto por el jefe del Estado Mayor Conjunto de la Fuerzas Armadas, general de brigada Juan Martín Paleo. Es la primera vez que el organismo se reúne desde que se abolió el código de Justicia Militar, el 26 de agosto de 200, por iniciativa de la entonces ministra de Defensa Nilda Garré.

En el dictamen “CONFIDENCIAL” de 240 fojas elaborado por Méndez, a la mayoría les endilga haber cometido una falta gravísima según lo dispone el artículo 13 incisos 16 y 23 al “militar que en tiempos de guerra o durante operaciones militares, perdiere la unidad militar a sus órdenes provocare daños a la tropa o al equipamiento (…).

Los veredictos del Consejo General de Guerra pueden pendular desde la “absolución” a la “destitución”. El último extremo conlleva la pérdida del estado militar y el retiro que le podría corresponder.

Ante esa posibilidad están expuestos los oficiales: Almirante (R) Marcelo Eduardo Hipólito Srur, Contraalmirante (R) Luis Enrique López Mazzeo, Capitán de Navío Claudio Javier Villamide, Contraalmirante Eduardo Luis Malchiodi, Capitán de Navío (R) Carlos Ferraro, Capitán de Navío Héctor Aníbal Alonso, Capitán de Fragata Hugo Miguel Correa y Capitán de Corbeta Jorge Andrés Sulia, este último es el menos comprometido.

¿Cuál fue la supuesta responsabilidad que tuvo cada uno de ellos antes y durante la tragedia? ¿Dónde estaban en el momento que desde el submarino se emite el último mensaje enviado antes de la perdida de contacto?

Esas y otros interrogantes son respondidas por el comodoro Méndez al analizar la conducta de cada uno de los imputados. Infobae lo reproduce de manera textual y exclusiva.

Ejercía el cargo de jefe del Estado Mayor General de la Armada, siendo su máxima autoridad al momento de los hechos que dieran lugar a la pérdida de contacto y posterior naufragio del submarino ARA San Juan.

El comodoro Méndez aclara: “Según el Reglamento Orgánico de la Armada son tareas y funciones de este funcionario ‘ejercer el gobierno y administración de la Armada. Dirigir la preparación para la guerra de los elementos operacionales de la Armada y su apoyo logístico’”.

El propio Srur, se recuerda en el dictamen, “ha manifestado expresamente que habría tomado conocimiento de la pérdida de contacto del ARA San Juan y de su avería inicial, el día 16 de noviembre de 2017 a través del Comando de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada (COAA)-que estaba a cargo de Luis Enrique López Mazzeo- entre las 13:20 y 13:40 en ocasión de encontrarse en Montevideo, República Oriental del Uruguay, en el marco de una comisión del servicio consistente en la entrega de una condecoración”.

Por esa razón, al momento del incidente, se encontraba a cargo del Estado Mayor General de la Armada el vicealmirante (R) Miguel Ángel Máscolo “quien ante la novedad que le fuera transmitida el 16 de noviembre de 2017 habría manifestado un absoluto desconocimiento sobre el hecho”. Es decir, un día después y cuando la nave ya estaba sobre el lecho marino a más de 900 metros de profundidad.

“De confirmarse lo expuesto -analiza el auditor-, habría existido una evidente demora en informar como hubiese correspondido a la máxima autoridad de la Fuerza de un hecho que al conocerse era de gran relevancia y que los acontecimientos posteriores han venido a confirmar que poseían una gravedad inusitada”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico