El momento en el que rescataron a un peón que se negaba dejar a sus perros

Leandro Leupichún fue trasladado por el Ejército Argentino en medio del temporal de nieve. Estaba varado en los alrededores de la localidad santacruceña de Rospentek.

Con un emotivo operativo, el Ejército Argentino rescató a un peón rural y sus 13 perros en la provincia de Santa Cruz, en las cercanías de la localidad de Rospentek. Llevaban un mes aislados debido al temporal y la ola polar que azota a la Patagonia.

La historia del “gaucho” Leandro Leupichún había salido a la luz hace días. A raíz de las fuertes nevadas y clima extremo de la Patagonia, un operativo intentó rescatarlo con un helicóptero, pero el hombre rechazó el salvataje. Su motivo: no quería dejar allí a sus animales.

La escena ocurrió en la estancia La Verdadera Argentina, ubicada a 56 kilómetros al suroeste de El Calafate. Es un área cordillerana de difícil acceso. “No puedo dejarlos, se mueren de hambre o frío”, señaló el hombre, ante el primer intento de rescate. Quería que lo rescaten por tierra, ya que era la única manera que sus perros pudieran ir con él. El personal solo pudo dejarle alimentos, combustible y abrigo.

Con un frío extremo que alcanzó los 30ºC bajo cero, Leupichún esperó en la estancia hasta el domingo pasado, cuando finalmente se concretó la evacuación del hombre junto a la jauría. El video del momento fue publicado por el ministerio de Defensa de la Nación.

El operativo rescate comenzó el sábado, pero dos vehículos M113 del Ejército quedaron a 70 kilómetros y no pudieran avanzar por los fuertes vientos. A las 7 de la mañana del día siguiente, los efectivos regresaron desde el puesto comando táctico que coordina las operaciones en la zona.

En la estancia, un médico revisó a Leupichún y confirmó que se encontraba en buen estado para emprender el viaje. En similares condiciones estaban sus 13 perros, que fueron subidos a los vehículos del Ejército.

Ese día, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) de la provincia de Santa Cruz concretó también un exitoso operativo de evacuación en helicóptero de los cuatro trabajadores que habían quedado varados cuando se encontraban camino a la Estancia Dos Lagunas – Las Salinas, a 198 kilómetros de la ciudad de Río Gallegos.

Desde que el clima empeoró de manera dramática, las fuerzas armadas está llevando a cabo decenas de rescates y presta atención sanitaria a personas que quedaron aisladas. En algunos casos, se trasladan provisiones y asistencia a los pobladores que se niegan a abandonar su refugio.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/canalextratv/status/1810811535561769170&partner=&hide_thread=false

El pasado viernes, un avión Hércules de la Fuerza Aérea llevó más de seis toneladas de alimentos al aeropuerto de Río Gallegos en apoyo al operativo para poder asistir a las zonas afectadas patagónicas. El Ejército hizo base en la estancia Tapi Aike, con el objetivo de asistir en la logística a los productores aislados.

Los vehículos blindados parten del Regimiento de Infantería Mecanizado 35 Coronel Manuel Dorrego y del Escuadrón de Exploración de Caballería Blindado 11 Coronel Juan Pascual Pringles, ubicados en la localidad de Rospentek, en la guarnición militar más austral del país. El jefe de la Guarnición de Ejército Rospentek es el teniente coronel Alfredo García Serrano. Las fuerzas planifican cronogramas para asistir a los puesteros que viven en un área de 500 kilómetros cuadrados, y llevar alfalfa a los animales para evitar que sigan muriendo.

En estas semanas, los voceros del Ejército indicaron que se han usado más de 17.000 litros de gas oil, 4.000 de diesel, 250 litros de aceite, 140 litros de líquido anticongelante, 50 kilos de grasa y raciones de locro y arroz con carne para los casi 100 efectivos destinados en las localidades afectadas. Para reforzar estas tareas, el gobierno nacional asignó dos partidas de Aportes del Tesoro Nacional (ATN) por un total de seis mil millones de pesos.

Fuente: Infobae

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico