El nuevo ministro de Familia es de raíz macrista

Ariel Molina se decidió a incursionar en política en 2015, afiliándose al PRO con el cual ganó las elecciones en Corcovado. En 2019 fue reelecto por el arcionismo. Dejó su localidad hace menos de un mes en circunstancias poco claras.

A Ariel Molina se lo conoce en Corcovado como “el tapado”. Quizás por su irrupción en política hace apenas un lustro. El ahora reemplazante de Cecilia Torres Otarola ganó en 2015 en su localidad como candidato del PRO, el partido de Mauricio Macri.

“La idea mía de arrancar era que en mi localidad veníamos de seis años mal. Era tierra de nadie. Nos habían acostumbrado a vivir de esa manera y no quería vivir más así. Me metí en política y cuando quise arrancar todos tenían sus candidatos. Llegó un llamado del PRO, les conté el proyecto, me prometieron el oro y el moro y después no cumplieron nada, me presionaron y lo último que me hicieron fue que para que me bajen obras tenía que salir a hablar mal del gobernador. No es mi forma de hacer política y por eso me fui del PRO”, le contó a Cadena Tiempo el año pasado al justificar su repentino apoyo a la reelección de Mariano Arcioni.

Zapatero de profesión y poco cultor de la modestia como virtud, Molina añadía entonces que “el PRO en Corcovado no existe. Existe Ariel Molina, que lo fundó y quien más afiliados juntó para formar el PRO en Chubut. La gente se había afiliado por mi persona. Hoy no tiene ninguna representación; creo que tiene un solo fiscal en las mesas”.

Pero luego de ser reelecto –ahora por Chubut al Frente-, hace un mes decidió en forma sorpresiva dejar su puesto de intendente y mudarse al valle con la esperanza de que Arcioni le diera un cargo a la altura que creía merecer.

Antes, Molina había tenido algunos cruces con vecinos a los que calificó de “idiotas” y “tarados” por no cumplir con las medidas de aislamiento dispuestas por la cuarentena.

El miércoles 3 de junio se confirmaría en Rawson su incorporación al gabinete provincial. En paralelo, El Extremo Sur daba cuenta de que la herida en un brazo que Molina no podía disimular fue la consecuencia de una dura disputa conyugal y no causada por la mordida de un perro como él decía.

Molina sostuvo en varios medios periodísticos que venía a sumar al gabinete sin importar el lugar donde le tocase estar. Sin embargo, montó en cólera cuando se entrevistó con el secretario Andrés Meiszner y éste le informó que le tenía preparada una subsecretaría.

Según El Extremo Sur, Molina -que ya les había dicho a todos en su pueblo que venía a "salvar" la gestión del gobernador- se retiró de la reunión bastante enojado y raudamente fue a verlo a Arcioni para reclamarle un puesto más importante. El mandatario lo contuvo designándolo asesor, “con rango de ministro”, de acuerdo a lo que luego se ocupó de difundir el propio interesado.

Finalmente logró lo que fue a buscar a Rawson y ya es ministro de una cartera con mucha historia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico