El prófugo que fue capturado el sábado quedó en prisión por el homicidio del albañil calcinado

El juez Mariano Nicosia formalizó la investigación contra Ariel Quiñones, quien fue detenido el sábado en Misiones y trasladado a Comodoro Rivadavia por su presunta participación en el homicidio de Eriberto Villalba, cuyo cuerpo fue hallado quemado en el baúl de un vehículo abandonado en el barrio Industrial, el 20 de diciembre del 2017. Por ese caso ya cumple prisión preventiva Roberto Ramírez.

La audiencia de control de detención y formalización de la investigación contra Ariel Alberto Quiñones se celebró ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia, y estuvo presidida por el juez natural de la causa, Mariano Nicosia.

Hay que recordar que en la causa ya se encuentra en prisión preventiva Roberto Antonio Ramírez.

El hombre oriundo de la ciudad misionera de Posadas fue detenido el último sábado por una comisión de la Brigada de Investigaciones de Comodoro Rivadavia que viajó a la provincia mesopotámica para cumplir con la captura de Quiñones por su vinculación en el asesinato del albañil Eriberto Villalba (59).

El miércoles 20 de diciembre del año pasado un chatarrero alertó a la policía sobre el hallazgo de un cuerpo quemado en un descampado del barrio Industrial, en una zona donde hay viejos vehículos abandonados. El cuerpo estaba irreconocible y tenía un cable colocado sobre el cuello como indicio de que pudo haber sido estrangulado.

Ante ese panorama los investigadores encontraron una primera pista para iniciar la investigación: una llave que quedó sobre el baúl del auto abandonado donde fue depositado el cuerpo sin vida. Después una cámara que apunta al frente de la casa que alquilaba Villalba grabó el 12 de diciembre –poco antes de las 10– cuando el albañil misionero fue abordado por dos hombres.

Estos descendieron de un Toyota Corolla que dejaron estacionado en el lugar. Mientras tanto, Villalba abría la reja para sacar su vehículo y fue abordado por los hombres que le habrían colocado una franela en la boca y un cable en el cuello para obligarlo a subir a su propia Renault Kangoo.

Otra cámara de seguridad tomó a la Kangoo de Villalba sobre la ruta Nacional 3, camino a la zona sur, y captó el momento en que ingresaba por una calle de tierra hacia el descampado donde el miércoles 20 de diciembre apareció el cuerpo quemado y desmembrado de un hombre. Luego, los sospechosos regresaron a la casa de la víctima y se llevaron el Toyota en el que se movilizaban. Ante esas pruebas fue detenido Ramírez.

PRISION preventiva

Durante la audiencia de ayer la fiscal general Cecilia Codina expuso sus fundamentos sobre los peligros procesales de entorpecimiento y fuga de Quiñones. Precisó que el cuerpo de la víctima fue hallado el 20 de diciembre y cinco días más tarde el sospechoso abandonó esta ciudad, donde vivía junto a su familia.

La fiscal expuso que al fugarse una vez, puede volver a repetirlo. También dejó en claro que según la acusación destruyó la prueba principal que fue el cuerpo del albañil. Por todo ello, Codina pidió su prisión preventiva hasta el 30 de junio que concluye el plazo de investigación.

Quiñones fue asistido por la defensora pública Viviana Barillari, quien no se opuso a la prisión preventiva. Adelantó que su representado declarará en una audiencia a realizarse la próxima semana. En ese contexto, el magistrado le dictó la prisión preventiva como lo solicitó la Fiscalía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico