El Servicio de Protección sostuvo que cumplió con sus funciones

El organismo decidió no hacer declaraciones sobre la denuncia que realizó una madre porque puede perder la tutela de su hija. "El expediente sigue su curso en el Juzgado de Familia", aclararon. La pequeña recibirá el alta del Hospital Regional el sábado y no se sabe si se irá con su mamá o su papá.

“No tenemos que dar explicaciones. Nosotros cumplimos con nuestras funciones”. Esa fue la respuesta que dieron desde el Servicio de Protección de Derechos de la Niñez, Adolescencia y Familia con respecto a la denuncia que realizó una madre en cuanto a que la institución y el Hospital Regional le podrían hacer perder la tutela de hija a causa del lugar donde debe seguir una dieta.

El Patagónico intentó comunicarse con el Servicio de Protección pero decidieron evitar el tema, indicando que dejarán que la causa siga su curso en la Justicia. “No vamos a hacer declaración. No tenemos nada para decir. No tenemos que dar explicaciones. La madre puede decir lo que quiera, pero nosotros cumplimos con nuestras funciones. Esto es un legajo reservado porque es una menor de edad”, comunicaron y dejaron en claro que “el expediente sigue su curso en el Juzgado de Familia porque se trata de una menor de edad”.

La causa está a cargo de la titular del Juzgado de Familia N°2, Guillermina Sosa, quien determinará si la pequeña se queda con su madre o se irá con su padre. Según denunció la madre de la menor en este medio, la magistrada es la misma que hace un año y medio “no hace nada para que el padre de mi hija pague la cuota alimentaria”.

INCERTIDUMBRE, DENUNCIAS Y MENTIRAS

Mientras la causa continúa su curso, la madre vive en una completa incertidumbre. Se están por cumplir tres meses en los que no sabe si su hija regresará a su casa. Es que la niña debió ser internada en mayo para seguir un tratamiento y, según la mujer, pidió un permiso para continuar el mismo en su domicilio para que ella pueda trabajar y disminuir las posibilidades de que la pequeña se contagie de COVID-19.

La madre aseguró que los médicos aceptaron que su hija continúe el tratamiento en su casa, pero con la condición de mantener dos controles por semana. Sin embargo, ese fue el puntapié de una serie de conflictos que puede terminar –para ella- con la pérdida de la tutela.

La denuncia que realizó se basa en el desempeño de las especialistas del centro asistencial, pero también del Servicio de Protección de Derechos de la Niñez, Adolescencia y Familia.

La madre de la pequeña manifestó que los profesionales del Servicio de Protección “mintieron en sus informes y nunca cumplieron sus funciones como corresponde”.

La mujer espera que el sábado haya una resolución, aunque no le comunicaron que su hija volverá a su casa. “Me dijeron que el sábado mi hija iba a tener el alta y que se iba a arreglar todo, pero no me dijeron si se iba conmigo o con el papá. Yo quiero que mi hija se quede conmigo”, sostuvo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico