En las 1008 solo estaba la abuela del docente

El comisario de la Seccional Quinta admitió que lo que pasó el sábado con los familiares de los chicos del Jardín 406 buscando al docente denunciado no fue "correcto", aunque lo justificó en que se hizo para evitar "una situación de mucha gravedad".

En la noche del sábado, un grupo de padres y allegados de los chicos del Jardín 406 irrumpió en un edificio de las 1008 Viviendas buscando al docente denunciado por abuso sexual. Tenían el dato de que el mismo estaba escondido en ese lugar. Es que hasta hace aproximadamente un año vivía allí, junto a su abuela.

Pero los residentes les salieron al cruce y debió intervenir la Policía, mientras jóvenes del sector se iban juntando en los alrededores. Este martes, el comisario de la Seccional Quinta, Juan José Ale, detalló cómo fueron los hechos.

“Fueron momentos de tensión y el trabajo que realizó el personal policial es de destacar porque sobre todo primó el diálogo en forma permanente con los papás, para poder entender cuáles eran las peticiones. También destaco la actitud de los vecinos; los propietarios de los departamentos, porque no fue fácil convencerlos por el temor lógico que tenían de alguna represalia en su contra”, señaló Ale en LaCienPuntoUno.

Añadió que “un grupo de jóvenes quería certificar que en ese departamento no se encontraba el presunto autor del hecho. Sospechaban y estaban convencidos de que estaba en el lugar y que quizás había sido mudado a otro departamento”, pero “hablamos con los propietarios de los departamentos y ellos accedieron, comprendieron el momento, se inspeccionaron los departamentos en dos edificios sin ningún problema y se realizó una evacuación de algunos propietarios que tenían algún temor de su seguridad”.

En ese contexto, “un grupo de revoltosos del barrio, personas que habitualmente cometen delitos en la zona, arrojaron piedras hacia el personal policial. A ellos se los disuadió mediante disparos anti tumulto y posteriormente se retomó el diálogo con los papás”.

Por otra parte, expresó que hablaron con la abuela del profesor, “una señora mayor con problemas de salud; dialogamos con ella y accedió a que inspeccionen su domicilio”.

Ale contó que “se revisaron la mayoría de los departamentos” y los que buscaban hacer justicia por su cuenta “quedaron con la certeza que la persona no estaba en la zona”.

Finalmente, admitió que “obviamente que no es lo más correcto, pero nos pareció la manera más indicada de evitar una situación de mucha gravedad que se podía dar en el lugar”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico