Es madre, tiene una discapacidad y reclama una vivienda

Se trata de Mariana Farfán (41), quien es madre soltera, con una discapacidad visual y planteó su problemática habitacional, dado que en los próximos meses debe desalojar el alquiler donde se encuentra. "Las personas con discapacidad para la sociedad somos invisibles. Yo solo quiero tener una vida digna y vivir en una casa" declaró.

Por estos momentos, Mariana Farfán, se encuentra alquilando- junto con su hijo 11 años- una vivienda en kilómetro 5, pero la situación se torna desesperante, dado que tiene un plazo para desalojar el inmueble en los próximos meses.

A través de El Patagónico, Mariana que es madre soltera, con una discapacidad visual en un 90 por ciento, planteó su problemática habitacional. “Tengo un solo ingreso que es de 20 mil pesos, y me dieron el plazo para que desaloje la vivienda que alquilo hace ocho años” contó.

La madre pide una solución urgente a las autoridades del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV). “Yo presenté los papeles el año pasado en el IPV, quedé sorteada, pero no adjudicada. Entregaron un plan de viviendas el mes pasado en Comodoro (en Ciudadela) y al ser suplente quede de acá a dos años más” explicó.

Según Farfán, las autoridades del IPV, se excusaron en esta última oportunidad que la vivienda no es adaptada para personas discapacidad.

“Se entregaron dúplex por eso no me entregaron a mí, porque tenían que adaptar unas casas y poner placas en las puertas que digan baño, cocina y adaptar las paredes con una especie de apoyo para qué yo me pueda apoyar. Pero yo, nunca viví, en una casa adaptada” declaró.

“Nosotros, las personas con discapacidad para la sociedad somos invisibles. Yo solo quiero tener una vida digna y vivir en una casa. Es lo único que pido” sostuvo Mariana.

Además de su problema, de no tener una vivienda, pese a que desde el 2010 esta anotada en el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), no cuenta con un trabajo estable. “He ido a organizaciones que se nos han prometido trabajo, pasantías y no ha pasado nada. Ya no se a donde más ir, pero si tengo que seguir golpeando puertas y hace visible mi historia” manifestó a este medio.

“Siento que no me incluyen, al contrario, me están excluyendo, porque no me dan la posibilidad de tener una vivienda, un trabajo. Yo lo único que pido es que se me escuchen y una vivienda, que es lo más básico que pueda tener una persona” concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico