España fue superior a Argentina y festejó en China: 95-75

El equipo de Hernández perdió contra un rival que fue muy superior y se impuso por 95-75. Solo por momentos Argentina alcanzó a acortar distancias, pero en casi todo el encuentro le faltó el juego que había tenido durante el resto del torneo.

Sergio Hernández dispuso para la formación inicial de la Selección a Campazzo, Brussino, Garino, Scola, Delía (FI); mientras que Sergio Scariolo eligió para el arranque de España a Rubio, Fernández, Oriola, J. Hernangómez, M. Gasol (FI); E: Sergio Scariolo.

No salió bien la Selección y por eso Oveja Hernández debió pedir tiempo para reordenar las cosas. "¿Qué están haciendo muchachos?". Con apenas tres minutos de juego, la Selección perdía por diez puntos (2-12). España no sólo hacía gala de su buena defensa sino que atacaba el aro y encontraba espacio para sus tiros. Entonces apareció Brussino sumando dos triples a sus dos puntos iniciales, se prendió Campazzo con un robo y doble para meter a la Argentina en partido (10-14) y Deck sumó un doble y falta para acortar la diferencia (13-14). España reaccionó a tiempo y terminó cerrando el parcial 14-23.

El arranque del segundo cuarto fue similar. España volvió a relucir su eficacia defensiva y su intensidad ofensiva para estirar un poco más la ventaja y estirar la máxima a 17 puntos (14-31). Con dos dobles y un triple de Laprovíttola, el equipo nacional volvió a recortar (21-31). No aparecía el juego de equipo que la Selección había mostrado en sus siete partidos anteriores.

Los números hablaban por sí solos: 6 asistencias contra 8 pérdidas. Sobre el final de la etapa, Campazzo apuntaló la reacción del equipo con tres robos; pero el que no aparecía era Scola, el máximo anotador del equipo en el Mundial, que al cabo de la primera mitad no registró anotaciones.

SIEMPRE DE ATRÁS

No le encontraba la vuelta al partido la Selección y repitió en el tercer cuarto los errores de la primera mitad. España, apoyada en las buenas labores de Rubio, Hernández y Hernangómez y Paul Gasol, llevó en el parcial la máxima a 21 (33-55). Con dos triples al hilo, Deck y Campazzo, la Argentina recortó distancias. Pero España no daba tregua. Scola seguía sin sumar: apenas seis puntos, todos de tiros libres.

La siete tapas que acumulaban los españoles -que promediaban 2,6 por partido- en el inicio del último cuarto eran una muestra clara de lo que estaba ocurriendo dentro de la cancha y de la impotencia que sentían los argentinos ante la buena defensa del conjunto europeo, que anulaba sus intentos en la ofensiva. Con un triple de Laprovíttola y tres dobles de Deck, la Selección se acercó otro poco en el macador (58-72).

Si bien en el marcador no parecía tanta la diferencia para recortar en los últimos seis minutos de juego, el buen equipo español no aflojaba su intensidad y mantenía en raya la ambición y el sueño de la Argentina de dar vuelta el asunto. Deck seguía afiliado y con un robo y doble, más dos libres de Laprovíttola avivaron la llama de la ilusión (68-80).

Más allá de las buenas intenciones y de fortaleza anímica de los dirigidos por el Oveja Hernández para recortar diferencias y seguir en partido a dos minutos del cierre, España no dejaba que la superioridad demostrada desde el primer minuto cediera terreno ante la presión.

En otra ráfaga goleadora, los europeos terminaron de plasmar su jerarquía para ser justos campeones del Mundo. Estiraron la ventaja a 19 puntos (72-93) y mantuvieron el ritmo hasta el minuto final para festejar una victoria por 95-75 y llevarse el título en China y repetir la hazaña logrado en Japón 2006.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico