"Está en manos de Dios"

La madre de Juliana Uribe (19), imputada por el homicidio de su expareja Samuel Ovejero, ocurrido el último 29 de julio, aseguró que su hija tiene un pulmón comprometido y se encuentra conectada a un respirador artificial, al igual que las restantes reclusas. Contó que el domingo -que se festejó el Día del Niño- Juliana fue visitada por su hija. Sus familiares esperan que se recupere pronto.
Todavía no se cumplió un mes desde que Juliana Uribe fue alojada en el calabozo femenino de la alcaidía policial. Era la última que llegó a ese lugar de detención tras ser imputada por el asesinato a puñaladas de su expareja, el trabajador municipal y boxeador Samuel Ovejero (26). También era la más joven y nunca había tenido conflictos con la ley.
Su madre, Fabiana Letio, en declaraciones a Radio del Mar lamentó ayer la situación que vive por la detención de Juliana, la cual se agravó desde el miércoles al ser una de las víctimas del incendio en el pabellón que compartía con Nahir Quinteros, Jessica Aguilera, Gisela Pérez y Laila Núñez.
La angustiada mujer sostuvo que "mi hija está por terminar el colegio, su sueño es ese. Ella había dejado cuando estaba embarazada, tiene un buen promedio, es una buena mamá y acá estamos... esperándola".
En cuanto al estado de salud de Juliana, la madre detalló que en las últimas horas "ella levantó fiebre y su pulmoncito está dañado, sigue en las mismas condiciones con un respirador. Es algo muy doloroso, mi nieta tiene miedo, mis hijos la esperan, yo sé que mi hija va a salir, ahora está en manos de Dios".
Letio recordó que "cada vez que voy a visitarla lloramos las dos, pero el domingo pudo ver a su hija por el Día del Niño y estaba muy contenta a pesar de todo lo que vive".
La joven madre permanecía detenida desde la madrugada del sábado 29 de julio cuando protagonizo una discusión con su expareja en el vehículo de éste que entonces conducía ella.
Según la investigación fiscal, la joven le dio dos puntazos a la altura del tórax a su ex y luego lo trasladó en el mismo vehículo hasta el centro asistencial. Uribe fue imputada por homicidio simple y el juez penal Martín Cosmaro le dictó tres meses de prisión preventiva.
En relación al crimen su madre afirmó que "en este tiempo nos hemos enterado de cosas horribles que le pasaban a mi hija, ella sufrió violencia. Hay denuncias en la Comisaría de la Mujer. A mi hija le faltan dientes y salieron a la luz cosas feas que yo no sabía. Los compañeros empezaron a contar cosas que vieron. Ella tenía un embarazo de ocho meses y fue atendida por golpes en el Hospital Regional".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico