Facundo Prades prohíbe en forma tardía la utilización de pirotecnia en Caleta Olivia

El intendente Facundo Prades emitió ayer un decreto ad referéndum del Concejo Deliberante a través del cual determinó la prohibición de la venta y uso de pirotecnia en todo el ejido urbano de esta ciudad, estableciendo multas y sanciones para quienes infrinjan la norma.

Caleta Olivia (agencia)

El principal fundamento de la iniciativa antipirotecnia que firma Facundo Prades “es el daño que provocan los estruendos en niños con autismo y animales domésticos” y también se hace mención a accidentes y siniestros que generan los fuegos de artificio.

Lo llamativo es que ahora el jefe comunal se contradice (para bien de muchos) con su inicial postura ya que a fines de 2016 vetó una ordenanza que aprobó el Concejo a partir de un proyecto que hizo llegar un vecino, el cual se canalizó a través de la Comisión de Salud y luego fue presentado en sesión por la edil Liliana Andrade.

Incluso el mismo establecía que para evitar perjuicios a comerciantes que ya habían adquirido grandes stocks de pirotecnia, la restricción de venta y uso debía comenzar a regir a partir del 10 de enero del año siguiente, pero el intendente igualmente vetó la ordenanza.

A través de la Dirección de Comunicaciones del Departamento Ejecutivo no se dieron precisiones sobre las razones de cambio de parecer del jefe comunal.

Además, curiosamente Prades dice que espera que sus pares de otras localidades y comisiones de fomento cercanas “adhieran a la medida para evitar la suspicacia de quienes igualmente quieran evadir la responsabilidad de cumplir las exigencias”. En ese punto parece desconocer o no fue informado por sus asesores que en las “cercanas” Cañadón Seco y Comodoro Rivadavia la prohibición de pirotecnia está vigente.

UNA PARADOJA

Resulta incluso irónico el parte de prensa oficial a través de cual se indica que el intendente Facundo Prades da cumplimiento a un pedido que se efectuó en reiteradas ocasiones durante gobiernos pasados por diversos sectores de la sociedad, los cuales “jamás fueron oídos”,

Probablemente tenga razón cuando se refiere a tiempos pasados, pero ex profeso nada dice del presente porque ignora lisa y llanamente que los concejales del actual período legislativo trataron el tema, aprobaron una ordenanza y él mismo se ocupó de vetarla.

Por otro lado, los fundamentos del decreto son poco menos que una copia fiel del proyecto que se debatió en el Concejo, pero de todos modos es oportuno mencionar algunos de sus principales artículos.

El primero de ellos establece formalmente “la prohibición en el ámbito de Caleta Olivia de tenencia, fabricación, comercialización, depósito y venta la publico mayorista o minorista y el uso particular de todos elementos de pirotecnia, cohetería o similares de distinta denominación, sea este de venta libera y/o fabricación autorizada en otras regiones del país o de la provincia de Santa Cruz”.

En tanto, el tercero refiere a excepciones. Destaca: “una vez reglamentada la emanación sonora, calidad, distancia, ubicación, medidas preventivas, y demás requisitos de seguridad, la realización de espectáculos de fuegos de artificios profesionales destinado al entretenimiento de la población o la conmemoración de hechos espaciales, deberá contar con la autorización del departamento de Bomberos, y del Departamento Ejecutivo quien extenderá una habilitación temporaria”.

En los artículos 5 y 6 se establecen multas y decomisos de los elementos pirotécnicos para quienes infrinjan la ley y en el caso de los comercios, además de multas, se contemplan clausuras de 30 a 90 días por una primera infracción y totales en caso de reincidencias.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico