Francisco pidió que se prohíba la maternidad subrogada

El sumo pontífice inauguró el año en el Cuerpo Diplomático de la Santa Sede con críticas a la subrogación de vientres y el feminismo.

El papa Francisco apuntó hoy contra la maternidad subrogada, a la que calificó como una práctica “deplorable” y pidió que se prohíba en todo el mundo. Además, planteó que la "teoría de género" es "extremadamente peligrosa porque borra las diferencias en su pretensión de igualar a todos" y la consideró como parte de las "colonizaciones ideológicas”.

En el marco de su discurso de inicio de año al Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede, el jefe de la Iglesia católica expresó: "El camino hacia la paz exige el respeto de la vida, de toda vida humana, empezando por la del niño no nacido en el seno materno, que no puede ser suprimida ni convertirse en un producto comercial".

En ese sentido, consideró como “deplorable la práctica de la llamada maternidad subrogada, que ofende gravemente la dignidad de la mujer y del niño; y se basa en la explotación de la situación de necesidad material de la madre", ante representantes de los 184 Estados que mantienen relaciones con el Vaticano.

“Hago un llamamiento para que la Comunidad internacional se comprometa a prohibir universalmente esta práctica”, exigió el Papa, en consonancia con la iniciativa del actual Gobierno italiano para que la práctica se considere un delito. Para Jorge Bergoglio, "un hijo es siempre un don y nunca el objeto de un contrato".

En otro momento de su discurso, Francisco aseguró que en las últimas décadas se ha intentado introducir nuevos derechos, “no del todo compatibles respecto a los definidos originalmente y no siempre aceptables", y que muchas veces dieron lugar a “colonizaciones ideológicas”.

A modo de ejemplo, incluyó: “Ocupa un lugar central la teoría de género, que es extremadamente peligrosa porque borra las diferencias en su pretensión de igualar a todos". A su vez afirmó que estas “provocan heridas y divisiones entre los Estados, en lugar de favorecer la construcción de la paz".

“En cada momento de su existencia, la vida humana debe ser preservada y tutelada, aunque constató, con pesar, especialmente en Occidente, la persistente difusión de una cultura de la muerte que, en nombre de una falsa compasión, descarta a los niños, los ancianos y los enfermos", planteó el sumo pontífice, recuperó Página 12.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico