Fue a hacerse un chequeo de rutina y murió

La familia de María Portillo Martínez, de 27 años, denuncia mala práxis. Desde el centro médico informaron que la anestesia le causó una reacción alérgica.

El jueves en la tarde, María Cristina Portillo arribó a un sanatorio de la Ciudad de Buenos Aires para realizarse un chequeo de rutina y murió, por causas que la Justicia deberá esclarecer. Todo apunta a un caso de mala praxis, derivado de un "problema con la anestesia".

La joven de 27 años había asistido al Diagnóstico Médico Recoleta para realizarse un bloqueo radicular, que consiste en depositar un corticoide y anestésico local en la zona inflamada. Se hace a través de una inyección con control de la aguja de punción con TAC. Sin embargo, todo terminó mal. La atendieron 15 médicos y no pudieron salvarle la vida.

Desde el centro médico informaron que la anestesia le causó una reacción alérgica que la descompensó. Pero la familia de Portillo asegura que la joven había informado sobre todas las drogas a las que era alérgica.

"Iba a salir en 20 minutos", dijo Jesica, amiga de la víctima en diálogo con C5N. Además, contó que "estuvo lúcida en todo momento".

Alejandro Sánchez Kalbermatten, abogado de la familia, comparó lo sucedido con la joven con el caso de Débora Pérez Volpin. Aún no recibieron el certificado de defunción, por lo cual no es oficial su causa de muerte, publicó minutouno.com.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico