Fue a una emergencia y el herido era su esposo

Un hombre que se detuvo ayer frente al comedor de Mirella Angulo, en la parte alta del barrio Las Flores, protagonizó un particular accidente con su vehículo, el cual terminó arrollándolo, aunque sin consecuencias trágicas. A la emergencia fue convocada una ambulancia y para sorpresa de la víctima, la enfermera que llegó es su esposa.

El hecho ocurrió cerca de las 11 de ayer. En principio se dio un alerta sobre un accidente de tránsito con heridos en la esquina de las calles Malvinas y Huergo, en el barrio Las Flores. Al lugar acudió personal policial y de inmediato se convocó el servicio de ambulancia para asistir al herido.

Según se pudo reconstruir, Marco Antonio Gallardo, de 42 años, conducía el utilitario Fiat Fiorino (dominio KCZ-891) con el que ayer llegó hasta el comedor de Mirella Angulo, ubicado sobre calle Huergo. Allí estacionó y se bajó, pero ni bien se alejó del utilitario comenzó a ver que la unidad se movía peligrosamente y ante la imposibilidad de llegar hasta la puerta para ingresar a la cabina y tomar el control de la pedalera, resolvió ponerle el cuerpo para menguar el avance.

La calle tiene una pronunciada pendiente que colaboró con el recorrido de la unidad y para detenerla se requería cada vez más fuerza. El hombre seguía ahí, resistía, pero también retrocedía porque el vehículo lo arrastraba cuesta abajo, hasta que finalmente lo venció. Gallardo cayó al pavimento y la camioneta lo pasó por arriba y se detuvo tras chocar con el guarda raid que está en el sector.

La gente que estaba trabajando en el comedor al que concurre mucha gente salió a brindarle ayuda y rápidamente se convocó a la policía y a la ambulancia para asistirlo. La sorpresa se la llevó la enfermera cuando llegó al lugar y descubrir que el lesionado era su marido.

Por fortuna el accidente no tuvo consecuencias trágicas y Gallardo sólo sufrió golpes al caer y cuando el chasis de la Fiorino lo pasó por arriba. El hombre estaba consciente y recibió la debida asistencia médica.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico