Gastaron 46 millones por el temporal y la mercadería no se entregó

La causa que inició en una investigación por sobreprecios en medio de la emergencia climática que afecto principalmente a Comodoro Rivadavia ahora parece concentrarse en la figura de Diego Correa, sin embargo en las últimas horas se detalló una operatoria común que involucraría a otros funcionarios. "Los proveedores vendían, llevaban la factura y no entregaban la mercadería. Se hacía todo el trámite a través del expediente normal, se ordenaba el pago y una vez que cobraban esa plata retornaba a algún funcionario".

El Caso Correa pareció postergar la causa madre de los sobreprecios en la compra de elementos para atender la emergencia climática que afectó a gran parte de la provincia, y sobre todo a Comodoro Rivadavia, el año pasado. Pero según adelantó el fiscal Omar Rodríguez, “pronto habrá novedades en torno a la documentación que estamos analizando”. Pero además reveló un dato que complicaría mucho más la situación de las personas sindicadas en la causa: la mercadería al parecer no se entregó.

Rodríguez recordó ayer en declaraciones a la emisora LU20 que en la causa por sobreprecios “el hecho más emblemático era la compra de agua en un kiosco de Trelew que se había pagado más del doble; en el mercado estaba a 18 pesos y se pagó a 38 pesos” por unidad. Pero agregó el fiscal que “lo que surge es que hay muchísimos casos en que aparece el Estado comprando y ni siquiera la mercadería ingresó”.

Según la hipótesis de los investigadores, “los proveedores vendían, llevaban la factura y no entregaban la mercadería. Se hacía todo el trámite a través del expediente normal, se ordenaba el pago y una vez que cobraban esa plata retornaba a algún funcionario”.

FUERON 46 MILLONES DE PESOS

Rodríguez afirmó que hay bastante información avalando esa maniobra y detalló que «en la emergencia se gastaron 46 millones de pesos». Y repasó que “20 millones fueron por dos decretos de emergencia que emitió el entonces gobernador. Y el resto, los 26 millones de pesos, tienen distintas fuentes de financiación como por ejemplo Rentas Generales”.

“En total se gastaron unos 46 millones de pesos. Lo que suponemos es que mucho de eso fue a parar al bolsillo de algún funcionario”, concluyó el fiscal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico