Gimnasia es ahora el único puntero del campeonato

A puro empuje, el equipo de La Plata venció por 2-0 a Arsenal y, por el empate de Atlético Tucumán, quedó como líder del campeonato.

Gimnasia salió a enfrentarse a Arsenal con una cosa bien clara: una victoria podía ponerlo primero. Y si bien sufrió y le costó generar peligro, con fiereza y empuje consiguió llevarse un 2-0 que, por la igualdad de Atlético Tucumán ante Talleres, lo dejó puntero en soledad y les alimentó el sueño del campeonato a las 21.000 almas que coparon el Bosque.

Esas ganas de ganar, de movida, le jugaron en contra. Gimnasia empezó el partido a los atropellos. Como se dice, buscando el segundo gol antes de marcar el primero. Su gente no ayudó: a los 20 minutos empezó a bajar de la tribuna el “¡Vamos, Lobo, vamos!” que le inyectó energía al equipo y le quitó frialdad para terminar las jugadas. Arsenal lo aprovechó a la perfección: siguiendo el libreto de Madelón, con una defensa sólida y 11 jugadores atentos al descuido del rival, fue mucho más peligroso que el local. La más clara, de hecho, la tuvo la visita en los pies de Apaolaza, quien quedó mano a mano con Rey y no pudo facturar por el corte milagroso de Morales.

No es que la idea de Gimnasia haya cambiado hacia la segunda mitad, porque se vio más de lo mismo. Pero ese empuje, esta vez, dio rédito: rápidamente, a los dos minutos, Ramón Sosa se encontró con una pelota que no dejaba de ser rebotada de aquí para allá y la mandó a guardar con un zapatazo de derecha. Y enseguida, con el partido aún más descontrolado, Nicolás Colazo sacó un zurdazo de sobrepique que le rebotó a Pittón y se le coló al arquero Medina. Eso fue Gimnasia: ganas, muchísimas, que en algún punto se tradujeron en goles y puntos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico