Golpeó a su madre y se resistió a la detención

Una difícil situación se generó a partir de un hecho en el marco de violencia familiar que involucra a un joven con antecedentes, pero que se encuentra inmerso en serias problemáticas vinculadas con el consumo de alcohol y su adicción, cuestiones que fueron ventiladas en una audiencia de control desarrollada en la tarde del domingo en sala de oficina judicial, en los tribunales de Trelew.

El Ministerio Público Fiscal a través de la funcionaria de fiscalía Viviana Díaz expuso el hecho puntual por el cual derivó en su detención y se trató que el 7 de mayo siendo las 13:50 se recepciona en la guardia de la comisaría tercera un llamado efectuado por la víctima, dando cuenta que había llegado a su domicilio el hijo y éste mismo la estaba agrediendo, sin poder aportar más datos al cortarse la comunicación.

Ante esta situación efectivos se dirigieron raudamente hacia el lugar y ya constituídos allí, encontrándose ambas partes, la señora manifestó que su hijo la había golpeado en numerosas oportunidades, tanto en el rostro, el cuál se apreciaba enrojecido, y con patadas en las piernas donde se pudo observar un hematoma. El sindicado se encontraba muy alterado e incitando a reñir a los funcionarios policiales, motivo por el que resultó aprehendido en el lugar mientras vociferaba duras amenazas hacia su madre.

La calificación jurídica por este hecho es lesiones leves y amenazas en concurso real, artículo 89 y 149 bis, 45 y 55 del código penal en carácter de autor y todo ello en el marco de violencia familiar. Aclaró la funcionaria que aún teniendo en cuenta que el Juez de familia dispuso inmediatamente la prohibición de acercamiento, existen antecedentes condenatorios y varias causas en trámite, como para solicitar una medida de coerción, e interesó a la magistrada sobre la condena impuesta al imputado el 26 de noviembre de 2019 con fecha de cumplimiento el 7 de septiembre de 2022, y que por resolución del 7 de enero de este año se otorgó la libertad condicional.

Aseveró la doctora Díaz que están dadas las condiciones para pensar que en libertad pueda fugarse con el fin de evitar regresar a prisión a cumplir con la condena en la que hoy goza beneficios de salidas que pueden verse revocadas y pidió se dicte la prisión preventiva por el plazo de tres meses, tiempo estimado para concluir el presente proceso.

A su turno, la defensora Flora Mollard expuso la situación compleja por la que atraviesa su defendido, quien se encuentra en tratamiento permanente. Señaló que en el hecho actual se encontraba fuera de su domicilio bebiendo con otras dos personas y comenzó una pelea entre ellos, y fue allí que la madre participó intentando mediar. De la misma manera, el joven habló y trató de explicar que hace lo imposible por contenerse, y manifestó que justamente su madre es el único sostén. Dijo que actualmente trabaja en un taller y con eso la ayuda para poder hacer frente a créditos y otros gastos y se lamentó que de perder el trabajo nunca podría recuperarlo, aún admitiendo que se había equivocado y asegurar que no se había dado cuenta que su madre estaba en ese lugar.

Luego la Jueza Ivana Gonzáles le pidió que tratara de calmar su ansiedad y que no es posible dejar pasar la responsabilidad que le cabe, ya que ella misma es Jueza de ejecución y quien le había otorgado la libertad condicional. Justamente uno de los requisitos principales fue el de no ingerir bebidas alcohólicas, y si bien entendió por lo que estaba pasando, aseguró que esto excedió los límites en cuanto a la gravedad de lo sucedido, ya que es una denuncia de su propia madre. Accedió a que fuera atendido en forma inmediata por el cuerpo médico forense o por otros estamentos de la salud, pero le impuso los tres meses de prisión preventiva, debido a los riesgos que conlleva exponerlo a personas cercanas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico