Juzgan en Caleta a pareja acusada de explotar sexualmente a una menor

El Tribunal Oral Federal de Santa Cruz, comenzó a juzgar ayer en dependencias de la Prefectura Naval de esta ciudad a una pareja que era propietaria de un local nocturno de Pico Truncado, acusada de explotar sexualmente a una menor de edad, delito tipificado en la Ley que se refiere a la trata de personas.

La causa data de 2010 y el año pasado el Tribunal Oral Federal (TOF) rechazó un pedido de juicio abreviado requerido por la defensa de los imputados, Marcelo Varga (42) y Verónica Falcón (39), quienes eran propietarios de un local nocturno que ya no existe y se denominaba “El Viejo Dragón”.

El tribunal está conformado por Mario Gabriel Reynaldi (presidente), Enrique Guanziroli y Jorge Chávez y el delito que se les imputa

contempla penas que van desde los cuatro a los diez años de prisión.

De acuerdo a lo que figura en el expediente de la causa, en el año 2010 la citada pareja le ofreció una joven de 16 años, oriunda de Neuquén, trabajar como moza en el local nocturno pero luego fue forzada a tener relaciones sexuales con los clientes.

La fiscalía habría reunido pruebas suficientes que acreditarían el delito contemplado en la Ley 23.364 de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas.

La causa fue elevada a juicio por requerimiento del fiscal Lucas Colla, ante el Juzgado Federal de Caleta Olivia, quien atribuyó a los procesados haber ofrecido el trabajo como moza a una joven que responde a las iniciales F.V.

La misma vivía en la provincia de Neuquén, se encontraba en la búsqueda de empleo y en determinadas circunstancias fue contactada telefónicamente por una mujer que le dijo ser la dueña de “El Viejo Dragón” y le ofreció el trabajo de moza.

SOMETIDA

Un informe difundido tiempo atrás por el diario La Opinión Austral señala que llegó a Pico Truncado el 23 de marzo de 2010 y luego del extenso viaje, fue recibida por los imputados con fines de explotación sexual, no para realizar el trabajo prometido.

Además, la alojaron en una de las habitaciones ubicadas en la parte trasera del local que funcionaba como cabaret, junto con otras mujeres.

Según consta en el expediente, el mismo día en que llegó fue sometida a trabajar. No le preguntaron su edad, sí su nombre y sólo se le permitía salir una hora por las tardes.

De acuerdo a las investigaciones, los encausados percibían el dinero que abonaban los clientes por las copas, que iban desde 50 a 100 pesos, y los pases desde 250 pesos.

Si bien el 50% de esos ingresos correspondía a las mujeres, en el caso particular de la menor de edad ella no cobró nada pese a que refirió que trabajó “acostándose con muchos hombres”, según consta en el expediente.

El 26 de marzo logró realizar un llamado telefónico a la Comisaría Seccional Primera de Pico Truncado, expresando que estaba en “El Viejo Dragón” y que quería regresar a su hogar.

Personal policial realizó ese mismo día un operativo en el cabaret que funcionaba en la calle Mitre 542 y la rescató cerca de las 16.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico