La Cámara de Comercio de Rawson rechaza la creación otro nuevo impuesto en la energía

El reclamo se suma a lo manifestado por los sectores empresariales de Trelew y Puerto Madryn. La entidad criticó que la medida del Gobierno va a contramano de la posibilidad de mejorar competitividad y reducir la asfixiante presión impositiva.

La Cámara de Comercio de Rawson se sumó al rechazo de la creación de un nuevo impuesto en el servicio eléctrico como lo hicieron los sectores empresariales de Puerto Madryn y Trelew. Es que la entidad manifestó una gran preocupación por la aplicación del Decreto 168/18, el cual impactará con la creación de nuevos impuestos para el comercio y la industria. El aumento implicaría un adicional de entre el 8% y 9% en la energía.

El decreto del Gobierno provincial fijará una nueva tasa para el sector empresarial a partir de mayo y que la medida fue publicada en el Boletín Oficial de marzo, y deroga legislación vigente, retrotrayendo la situación a lo que regía por ley en 1994.

Es que ese año se había excluido a los sectores productivos del impuesto, teniendo en cuenta el efecto negativo que ello generaría para la economía de la provincia. “Hoy casi tres décadas después y con Chubut sumida en una profunda crisis, se busca habilitar este nuevo impuesto que, lejos de ayudar a la situación general, agudizará los problemas de base y afectará severamente a los comercios, muchos de los cuales ya están prácticamente en quebranto”, sostuvo Miguel Larrauri, presidente de la Cámara de Comercio de Rawson.

Asimismo, la entidad, que nuclea a los comercios de la capital chubutense, se dejó en claro que en medio de un debate en todo el país para reducir la presión impositiva, la decisión no sólo va a contramano, sino que puede poner en riesgo planes de negocio. “Es incoherente hablar de condiciones de competitividad y que al mismo tiempo se castigue a las pymes que hoy aportan puestos de trabajo genuinos y cuyas ventas también favorecen la recaudación de la Provincia”, criticó Larrauri.

PEDIDOS Y RECLAMOS

A la vez, la Cámara elevará un pedido formal al gobernador Mariano Arcioni para que suspendan la aplicación de la nueva alícuota. Y al mismo tiempo, se mostraron dispuestos a generar canales de diálogo y acercar propuestas al Ejecutivo para poder sortear en conjunto el difícil momento.

En este marco, Larrauri explicó que esta nueva tasa puede “ser para muchos comercios de la zona un punto de quiebre, poniendo en riesgo no sólo puestos de trabajo, sino también con la posibilidad de cierre”.

Y advirtió: “ya ha habido medidas que vienen perjudicando al sector privado como el pago escalonado a los empleados públicos y lo que ello significa en la retracción comercial y el achique en los gastos”. A todo esto se le suma la deuda con proveedores, muchos de los cuales debieron recurrir al endeudamiento, por acreencias del Estado que vienen postergadas desde fines de 2015.

“Hoy tampoco está claro cómo se van a pagar las deudas y sobre todo si el mecanismo de los títulos públicos tendrá la solidez necesaria como para ser aceptados dentro del ámbito financiero. Es indispensable además que se explique cómo será a relación de servicios con el Estado de ahora en más”, aseguró Larrauri.

Además, la Cámara de Comercio de Rawson buscará reunirse con autoridades municipales para llevar adelante las gestiones que sean propicias y aportar nuevas alternativas que no signifiquen mayores perjuicios. También se analizará el tema con el resto de las entidades empresarias de la provincia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico