La causa

La causa se inició por una denuncia de identidad reservada, que dio cuenta de que en la plaza cercana a la Escuela 799 de Ciudadela, se vendían estupefacientes.

Durante tres meses se observaron movimientos en el sector y se realizaron intervenciones telefónicas. Así se detectó un “proveedor” que resultó identificado como Pablo “Chavo” Leiva, con domicilio en Alcorta 420.

Con autorización de la Justicia, la policía intervino el teléfono celular de Leiva y se descubrió varios punteros a quienes les reclamaba pagos y pactaba la compra-venta de estupefacientes.

También se determinó que establecía contacto con un “proveedor” con prefijo del Chaco, con quien convenía envíos de dinero mediante una empresa de transporte.

El que pactaba la entrega de la droga desde el Chaco no era otro que Raúl “Rapa” Quiroz. De las escuchas a Quiroz surgieron conversaciones con su concubina Yanina Alejandra Mancilla sobre la compra y traslado de la cocaína. Y se la documentó comprando pasaje para arribar a Comodoro Rivadavia el 27 de julio de 2015, por lo que se allanó, requisó y detuvo en simultáneo a Mansilla sen Garayalde y se la sorprendió transportando 1.000 tizas de cocaína, envueltas en piñatas con un total de 8.524,93 gramos. Mientras que a Mariano Rodríguez se le secuestraron 691,34 gramos de cocaína y 335,49 gramos de marihuana en su dormitorio y a Leiva al detenerlo le hallaron 100 troqueles de LSD.

Se probó, según el Tribunal, que desde el 25 de junio hasta el 27 de julio de 2015, Pablo Leiva comercializaba al menudeo distintas drogas, LSD, cocaína y marihuana, a través de terceros. Compró para ello 18 cartones impregnados de LSD por la suma de 10.000 pesos.

Al momento de su detención portaba consigo 100 troqueles de LSD, que le indicó a otro de los imputados –luego absueltos- ofrecer a $200 y también este giró $10.000 y $5.000 a Yanina Mancilla.

Mientras que Mariano Rodríguez frecuentaba la casa de M.R –otro de los absueltos- en Tronador y Los Andes, en cualquiera de sus dos vehículos. En su dormitorio, se incautaron 335,49 gramos de marihuana y 691,34 gramos de cocaína.

También se determinó que Quiroz, alojado en la Unidad 7 del Servicio Penitenciario Federal, realizó una transacción comercial de cocaína con Leiva, acordó pagos, confirmó cobros y puso la droga en movimiento a través de Mansilla, indicándole cómo debía embalarla.

Su concubina cobró los giros realizados por Leiva a través de otros y fue detenida en tránsito transportando en dos bolsos mil tizas y un par de envoltorios con cocaína, por un total de 8.524,93 gramos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico