La Corriente Clasista Combativa bloqueó por algunas horas el ingreso al municipio

La Corriente Clasista y Combativa se movilizó ayer a la mañana, desde la plaza de la Escuela 83 al edificio municipal. Reclamó la entrega de canastas navideñas, que la organización aseguró que les fueron prometidas por el intendente Carlos Linares. Mientras se resolvía el reclamo, los manifestantes bloquearon durante horas las puertas de ingreso del edificio comunal.

Pese a que la movilización nacional programada por movimientos sociales fue suspendida desde Buenos Aires, ayer en Comodoro Rivadavia la Corriente Clasista y Combativa (CCC) concretó la suya. La protesta incluyó el bloqueo de las puertas de ingreso al municipio, que comenzó pasadas las 11 y se extendió hasta casi las 13.

Encabezando la protesta, que reunió a poco más de 100 personas, Fernando García reclamó la entrega de unas 400 canastas navideñas que “el intendente Carlos Linares nos prometió”, señaló. Y aseguró: “nos quedaremos hasta que cumplan, porque es algo que necesitamos para la gente que no tiene nada para las fiestas”, advirtió.

En un primer momento, el bloqueo fue solo a una de las puertas de ingreso, pero al no tener una respuesta inmediata, la organización decidió impedir el acceso al edificio comunal, tanto por la Rivadavia como por Moreno.

CASO POR CASO

Cerca de las 13, el secretario de Desarrollo Social, Marcelo Rey, llegó a un acuerdo que descomprimió la protesta, que había generado la molestia en los contribuyentes que no pudieron hacer sus trámites y pagos en el último día de atención hasta el miércoles. También bloqueó el paso a los empleados que tenían que fichar sus ingresos o salidas, de acuerdo a su horario de trabajo.

“El municipio está atendiendo todos los casos de los vecinos que están con problemas que, sabemos, lamentablemente cada vez son más. Vamos a analizar caso por caso de los que nos está planteando la Corriente Clasista Combativa, porque la ayuda no se hace por paquete de organizaciones sino que es personal”, indicó Rey.

Junto con esta decisión de revisar cada una de las situaciones planteadas, el municipio resolvió entregar ayer 500 panes dulces y budines. La propuesta, en asamblea realizada sobre la calle Moreno, fue aceptada por los manifestantes, que decidieron liberar las puertas del municipio.

“Vamos a seguir reclamando y luchando contra este Gobierno nacional de hambre, que lo único que hace es ajustar y explotar más al trabajador y al vecino común”, sostuvo García, al iniciar la desconcentración.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico