La secretaria de Hacienda cuestiona la metodología de municipales en huelga

"Respetamos las protestas de los trabajadores, pero es necesario dejar en claro que los primeros que se perjudican con esta metodología son ellos", dijo la secretaria de Hacienda de la comuna de Caleta Olivia, Marta Sansana, al referirse al bloqueo que desde hace varios días llevan adelante los municipales en huelga, sobre todo a sectores recaudadores de impuestos.

Caleta Olivia (agencia)

Vale recordar que el Departamento Ejecutivo ya pagó los salarios del mes de junio a los agentes de las categorías más bajas (módulos 1 al 4) y a quienes cumplen tareas docentes, pero el paro no se levantó.

El gremio exige que se cancelen los salarios a todas las categorías (hasta el módulo 7) y el medio aguinaldo, rechazó un monto no remunerativo de 2 mil pesos y demanda un fuerte incremento al básico.

La planta permanente es de aproximadamente 3.200 empleados y obreros y gran parte de ellos están adheridos a la medida de fuerza avalada por el gremio que los nuclea (el SOEMCO), pero dentro de la misma estructura gremial hay serias discrepancias, a tal punto que el propio secretario general, Julián Carrizo, solicitó “reflexión” a los afiliados.

De todos modos, el bloqueo a sectores operativos continúa diariamente desde las 8 y se extiende hasta el mediodía, motivando que quienes no están adheridos a la huelga que ya lleva más de dos semanas, no puedan prestar servicios.

IMPOSIBILIDAD DE AUMENTO

A todo esto, la contadora Marta Sansana comentó que “es sabido que al asumir el intendente Facundo Prades, en diciembre de 2015, el déficit económico alcanzaba los 50 millones de pesos mensuales, a lo que se sumaban deudas contraídas con telefónicas, la falta de ART y además estaba cortado el circuito de pagos a proveedores”.

“En un esfuerzo realizado por parte del Ejecutivo y muchos de los trabajadores del municipio –añadió-, hemos logrado reducir el déficit a 4 millones de pesos mensuales, el pago de la ART y afrontar deudas de juicios millonarios que dejaron gestiones anteriores”.

“Este plan económico nos ha permitido reducir los plazos para el pago de los sueldos ya que se trabaja con los fondos recibidos de coparticipación, la recaudación propia y la herramienta financiera que nos da el banco (Provincia) cada 30 días”, continuó explicando.

En relación a la solicitud de un incremento salarial del 42%, afirmó que “el municipio no está en condiciones de otorgar ningún aumento” y que la única oferta que se hizo fue la que vino del gobierno provincial, similar a la que se ofreció a otros trabajadores estatales, la cual “consiste en 2 mil pesos hasta el mes de octubre” y luego reanudar conversaciones para ver la posibilidad si esa suma se pueda incluir al básico.

“Esa es la única oferta que se recibió y fue expuesta por el ministro de Economía (Ignacio Perinciolli)”, precisó.

NO HAY RECAUDACION

Seguidamente sostuvo que “lamentablemente, la medida de fuerza que incluye la toma de sectores no nos permite recaudar el dinero que se destina al pago de sueldos y por lo tanto se pierden entre 200 y 450 mil pesos diarios al no trabajar el sector de Rentas”.

“Esto hace que por cada día que no hay recaudación propia, se demora el pago de no menos de 200 trabajadores ya que no se cuenta con los fondos suficientes” y se va generando una cadena que complica aún más la cancelación de todos los salarios.

Finalmente dijo que desconocía si en el contexto de este paro hay intereses políticos por parte de algunos trabajadores, pero al margen de ello recordó que en 2016 el intendente “tomó la decisión de resguardar el trabajo de todos los empleados municipales” cuando desde Nación “se le pedía” que despida a más de 1.500.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico