La versión policial sobre la agresión a Brian Gómez

Brian Gómez (23) fue salvajemente golpeado afuera del local Draw Pool, en San Martín al 371. La familia apunta a los patovicas del boliche y efectivos de la Seccional Primera. Desde la Unidad Regional de Policía aclararon que "con total seriedad y transparencia reconstruirán lo que sucedió" la madrugada del sábado. Al mismo tiempo se abrió una investigación interna acerca del accionar de la fuerza policial.

Esta mañana El Patagónico conversó con el jefe de la Unidad Regional de Policía, Ricardo Cerdá, sobre lo que sucedió durante la madrugada del sábado en el que resultó gravemente herido Brian Gómez (23).

Los familiares apuntan sus sospechas hacia efectivos policiales y patovicas del Draw Pool, quienes lo habrían golpeado tras una pelea que se originó en el interior del local y terminó en la calle, con el joven desplomado en el suelo. El cuadro de salud hasta ahora es muy delicado, y Brian se encuentra en Terapia Intensiva del Hospital Regional.

La versión policial “es totalmente distinta”, aseguró Cerdá, mientras son cuidadosos a la hora de brindar información sobre lo que pasó durante esa madrugada. “Con total seriedad y transparencia vamos a reconstruir lo que sucedió” expresó el jefe policial.

Asimismo, confirmó que se abrió una investigación interna acerca del accionar de la fuerza policial.

“ESTOY A DISPOSICION DE LA JUSTICIA”

En declaraciones radiales, el padre de Brian - Walter Gómez- apuntó al accionar de los uniformados de la comisaría Primera, particularmente al jefe de la dependencia policial, el comisario Miguel González. Además la familia asegura que se negaron a tomarle la denuncia, por ello optaron radicar la misma en Fiscalía.

“Un testigo, tengo entendido, dijo que un policía lo golpea en la cabeza y mi hijo cae desplomado en el piso, un golpe seco que me lo deja en estado de coma” relató el padre.

Sobre el accionar de la Policía esa madrugada explicó: “calculo que un policía debería estar preparado para disuadir y reducir a una persona sin lastimarla” y “los testigos han dicho que han ido a declarar y no han tomado la denuncia, sin darle copia de lo declarado”.

“La Policía bajó del móvil y entró a tirar garrotazos para todos lados. Me cuesta mucho creer, siendo que estaba el comisario de la Seccional Primera presente y no hizo nada” indicó el padre.

Por su parte, el comisario Miguel González, en diálogo con este medio, manifestó: "es lo que recibe la familia, yo no he tenido la oportunidad de hablar con ellos y desconozco que no se le haya tomado la denuncia".

El jefe policial señaló que a partir del mismo momento se actuó de oficio, dando intervención al Ministerio Público Fiscal y la Brigada de Investigaciones con el objetivo de "garantizar la veracidad de los hechos".

Sobre la acusación del padre, sostuvo que "tiene una mala información, yo no participe del hecho” pero “entiendo la situación crítica que está viviendo. Estoy abierto a que se investigue y me dispongo a disposición de la Justicia”.

González precisó que esa madrugada actuó en el local dos efectivos de servicio adicional del pub, sumados a dos agentes que patrullaban las calles, una oficial de guardia junto con un uniformado.

“Entiendo el dolor de la familia, me pasaría lo mismo si fuera con mi hijo” pero no se puede acusar “así livianamente. Yo estoy dispuesto a atenderlo en la comisaria” finalizó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico