Le dictaron tres meses de prisión al que atropelló a un anciano y escapó

Matías Romero, el conductor alcoholizado que durante la tarde del jueves atropelló en Kennedy y El Patagónico a Héctor Miguel y protagonizó una huida de más de cinco kilómetros, compareció ayer ante la Justicia. El juez Martín Cosmaro aceptó el pedido de la funcionaria fiscal Eve Ponce para que el imputado quede tres meses de prisión preventiva. Es por peligro de fuga ante la expectativa de pena que arriesga en un futuro juicio y que va de 2 a 4 años de prisión de cumplimiento efectivo, dado que ya registra una condena firme en otra causa. Al cierre de esta edición la víctima continuaba internada en estado crítico, con fracturas expuestas en una pierna y trauma encéfalo craneano grave.

Matías Romero (33), es quien conducía alcoholizado un Fiat Tipo con el que atropelló a Héctor Miguel (79), el jueves sobre las 18:30 en El Patagónico y Kennedy. Luego del accidente protagonizó una huida de alrededor de cinco kilómetros hasta que la policía logró detenerlo en Hipólito Yrigoyen al 200.

Ayer fue sometido a la audiencia de control de detención y formalización de la investigación y el juez Martín Cosmaro le dictó tres meses de prisión efectiva a pedido de la fiscalía.

La funcionaria fiscal Eve Ponce imputó ayer a Romero por “lesiones graves culposas doblemente agravadas por la conducción imprudente de vehículo automotor por darse a la fuga y por detentar alcohol en sangre”, un delito que tiene una expectativa de pena de 2 a 4 años de prisión.

En su caso, si en un futuro juicio es encontrado culpable la pena que recibirá será de cumplimiento efectivo aunque reciba menos de tres años.

Es que durante la audiencia judicial de ayer se conoció que hace poco tiempo Romero admitió su responsabilidad penal en un juicio abreviado, por violencia contra su pareja y por lesiones a un colectivero. En esa causa recibió una pena de un año y medio de prisión de cumplimiento efectivo.

Es que ya había accedido a una suspensión de juicio a prueba en la causa de las lesiones a un colectivero y al volver a cometer delitos en dicho periodo de prueba, la fiscal María Laura Blanco le revocó la suspensión de juicio y le unificó todas las penas. El juicio abreviado ya se homologó y ayer la sentencia quedó firme, en coincidencia con el nuevo proceso penal que afronta.

Momentáneamente se hallaba en libertad debido a que el juez de ejecución penal debía pedir una plaza en un recinto penitenciario para que comenzara a cumplir la pena.

“PIDO DISCULPAS”

En lo que respecta a la causa judicial por el accidente de tránsito que Romero protagonizó el jueves, Ponce solicitó seis meses de plazo de investigación y tres meses de prisión preventiva para cautelar el proceso por peligro de fuga ante la expectativa de pena.

El imputado hizo uso a su derecho a declarar ayer ante el juez Martín Cosmaro, aunque solo se limitó a decir: “Pido disculpas”.

La defensa pública de Romero fue ejercida por Claudia Torrecillas quien solicitó que en lugar de la prisión preventiva quede en libertad y cumpla con presentaciones semanales ante la Justicia o como alternativa que se le otorgue el arresto domiciliario.

Durante la audiencia de ayer también se confirmó que en la prueba de alcoholemia que le practicaron el jueves, Romero arrojó 1,80 de gramos de alcohol por litro de sangre y 1,64 en el dosaje sanguíneo. Es decir, conducía con una graduación alcohólica superior a los 0,50 que establece como tolerancia la Ley Nacional de Tránsito.

El juez Martín Cosmaro, tras escuchar a las partes, consideró que las circunstancias en las que había ocurrido el delito eran graves, entre ellas que el conductor estuviera alcoholizado y que se escapara, así como el crítico estado crítico en el que se encuentra la víctima. Por esa razón, le dictó tres meses de prisión preventiva como había solicitado la fiscalía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico