Le escribieron "terrorista" en el guardapolvo a un nene musulmán

Ocurrió en una escuela del oeste de la ciudad de Neuquén. La madre denunció que fue un acto de discriminación por parte de adultos.

Una mamá denunció que su hijo de seis años fue discriminado por la acompañante terapéutica de uno de sus compañeros por profesar la fe islámica. Pese a que el pequeño no se dio cuenta del significado de la palabra, volvió a su casa con un cartel que decía "terrorista".

El nene de seis años comenzó las clases en una escuela primaria del oeste de la ciudad de Neuquén el miércoles 2 de marzo como estaba previsto. Sus padres lo llevaron puntual al horario señalado. Sin embargo, cuando el pequeño volvió a su casa Romina, su madre, vio que sobre el cartel con su nombre había otra palabra escrita.

"Arriba del nombre le habían escrito 'terrorista'. Él no tenía idea lo que la palabra significaba, pero yo me quedé helada", relató Romina a LMNeuquén.

Dadas las circunstancias, la mujer intentó no caer en la desesperación y le preguntó a su hijo quién le había escrito aquella palabra, ya que era evidente que había sido escrita por un adulto y no por un compañerito. "Me dijo que se la había escrito la acompañante terapéutica de uno de los chicos. Él le pidió que le escriba 'terrorífico' y ella le escribió 'terrorista'. No es una confusión menor", aseveró.

Al día siguiente, Romina llevó nuevamente a su hijo a la escuela para hablar con la persona que había puesto su impronta en el cartel de su hijo, pero no pudo acceder a ella y solo pudo hablar con la maestra y la vicedirectora del establecimiento. "Las dos me dijeron que no tenían conocimiento de lo que había pasado, que eso tiene que haber sucedido durante una actividad que realizaron en la que cada chico tenía que identificarse con su nombre", detalló.

FALLARON EN LA INTEGRACION

No obstante, la madre del pequeño no se dio por vencida y fue a la escuela hasta que logró hablar con la acompañante terapéutica. "Ella me dijo que le había escrito la palabra que mi hijo le había pedido. Y que lo había hecho no solo con él sino también con otros nenes que se lo habían pedido. Yo les pedí a varios padres si me podían mostrar los cartelitos de los nombres y en ninguno había nada fuera del nombre", aseguró.

Dadas las circunstancias y las versiones cruzadas, Romina decidió realizar un acta en la que escribió los acontecimientos según su hijo se los relató y la acompañante presentó su descargo, en el cual aseguró no recordar haber escrito "terrorista". "Por lo visto lo escribió de forma inconsciente", observó la madre.

Pese al mal momento que sufrió el pequeño, la madre indicó que no se trató de una discriminación ejercida por los niños sino por los adultos a cargo. "Es el segundo año que mi hijo va a la escuela, yo voy a las reuniones con mi velo, todos saben la religión que profesamos y hoy mi hijo no entiende lo que le escribieron, pero el día de mañana yo no quiero que él piense que ser musulmán es algo malo", recalcó.

Al respecto, explicó que la acompañante terapéutica se desvinculó de sus actividades de manera voluntaria y las autoridades de la escuela hicieron conocer su preocupación. "Ellos dicen que fallaron como escuela integradora y que deberían haber evitado esta situación, pero no se puede minimizar un hecho de discriminación como este porque eso podría haberle hecho muy mal a mi hijo si entendiera la palabra", concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico