Lola, la pequeña que asume grandes desafíos

Tiene 11 años, juega al fútbol entre varones y fue la única nena en el primer día de la prueba de River en Comodoro Rivadavia. Además, ya entrenó con el plantel oficial femenino.

El club General Saavedra fue el primero –quizás en todo el país– en incluir nenas en un plantel masculino –que pasa a ser mixto– de Liga oficial, en este caso, la de Comodoro Rivadavia.

Así, Lola Toledo y Gina Bobba se transformaron en el primer eslabón de una cadena que apunta a convertirse en una realidad inclusiva en todo sentido.

Como parte del equipo de Prenovena del “Parque”, debutaron este año en el torneo Integración frente a Jorge Newbery, en terreno “aeronauta”.

El presidente de Saavedra, Jorge Constanzo, señaló ante El Patagónico: “son las primeras dos nenas fichadas en el fútbol oficial de Argentina, se podría decir, porque la Liga está federada al Consejo Federal de AFA. Ellas están con sus respectivos carnets, habilitadas para jugar en el fútbol oficial mixto”.

En ese sentido, explicó: “el fútbol oficial femenino va a arrancar a partir de los 13 años. Lo que yo manifesté en la Liga en su momento era qué podíamos hacer con esa criatura que con 10 años tiene ganas de jugar. Después de varias notas, discusiones y cambio de ideas, logramos que la Liga local nos diera la aprobación”.

Lola, de 11 años e hija de Lucas Toledo, quien jugó en la Primera del “Parque” y ahora lo hace en Veteranos, el miércoles de la semana pasada terminó de entrenar con sus compañeros de Prenovena y luego se sumó a la práctica del plantel mayor femenino.

Y ahora dio la nota presentándose a la prueba que realiza River Plate. Fue la única nena en la primera evaluación, que se llevó adelante el lunes en cancha de Saavedra.

Su papá rescata el carácter de Lola a la hora de afrontar este tipo de desafíos. “Ella tiene muy claro que el lugar se lo ganó. Le dio una mano enorme Jorge (Constanzo), que insistió en la Liga para que la inscriban en el Integración, pero lo demás fue mérito de Lola, de no arrugar, de seguir yendo para adelante”, aseguró Lucas.

“Le gusta jugar del medio para arriba, y si es delantera, mejor”, resaltó. Esa actitud también la lleva a toparse con los obstáculos clásicos para cualquier futbolista dentro del campo de juego. En ese sentido, Lucas, asumió: “golpearse, caerse, rasparse, son cosas que le van a pasar. Hay que acompañarla y hacerle entender que le puede pasar como a todo el mundo”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico