"Los cuadernos son míos, yo los escribí", reconoció el chofer de Roberto Baratta

Oscar Centeno dio detalles de los escritos que revelaron un circuito de recaudación de coimas que se sospecha que eran entregadas a funcionarios del anterior gobierno.

Oscar Centeno, quien detalló en ocho cuadernos una red de recaudación de coimas durante el gobierno anterior, acordó con el fiscal Carlos Stornelli acogerse a la figura del imputado colaborador.

En ese rol de arrepentido, el chofer del exsecretario de Coordinación del Ministerio de Planificación Federal, Roberto Baratta, declaró ayer por la mañana en la fiscalía, en el marco de la causa que instruye el juez federal Claudio Bonadio y por la cual fueron detenidas 13 personas, entre exfuncionarios kirchneristas y empresarios.

“Los cuadernos son míos, yo los escribí”, ratificó Centeno en sede judicial, ya bajo la figura del arrepentido. Una vez finalizada la declaración, Centeno participó de un operativo, encabezado por Stornelli, en la búsqueda de los cuadernos originales.

En su exposición ante el fiscal, también explicó por qué escribió los textos y ratificó que hasta el miércoles trabajó “como chofer” de Roberto Baratta. También hubo lugar para datos de color, según Infobae. Al respecto, Centeno dijo que en alguna oportunidad la vio a la expresidenta Cristina Kirchner “en jogging” en el chalet de la residencia de Olivos, donde supuestamente Baratta dejaba bolsos con dinero.

Luego de terminar la declaración ante Stornelli, Centeno y el fiscal se encontraron ante el juez Bonadio para homologar el acuerdo por el cual el exchofer de Baratta acordó acogerse a la figura del imputado colaborador.

Centeno y el resto de los detenidos fueron trasladados a media mañana al cuarto piso de los tribunales de Comodoro Py, donde tiene su oficina Bonadio. Por seguridad, el piso fue desalojado y los pocos familiares que se acercaron a la zona pudieron saludar a sus seres queridos a través de un vidrio.

También se pudo ver en el lugar a Mariano Federici y María Eugenia Talerico, de la Unidad de Información Financiera (UIF), aunque no precisaron si estaban allí en virtud de la investigación de los bolsos de dinero.

La actividad comenzó temprano en los juzgados federales. A primera hora se pudo ver al abogado del empresario de la construcción, Carlos Wagner, quien anticipó lo que sucedió pocos minutos después: la entrega de su cliente. Según informó, el expresidente de la Cámara de la Construcción el miércoles no estaba en la Argentina y por eso estuvo por algunas horas prófugo de la Justicia.

Fuentes de la investigación adelantaron que habrá varios días de indagatoria. Las personas detenidas son 13, aún falta detener a otros sospechosos y está prevista una ronda de declaraciones de otros imputados sobre quienes no pesan órdenes de detención, entre ellos Cristina Kirchner y Juan Manuel Abal Medina.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico