Manu Buendía volvió a brillar en el Torneo de Triples del 31° Juego de las Estrellas

El base cordobés de Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia conquistó por segunda vez seguida el título al imponerse en la final a su compañero de equipo, el santafesino Juan Manuel Rivero. Buendía se convirtió así en el quinto bicampeón de la historia del Juego, junto a Gabriel Fernández, Eduardo Dominé, Bruno Lábaque y Leandro Masieri. El triunfo fue para el Equipo Blanco –tuvo en su plantel a Roberto Acuña, flamante incorporación del "mens sana"-, que se impuso al Azul por 60-58.

El base Carlos Manuel Buendía, jugador de Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia en la Liga Nacional de Básquetbol se consagró la noche del domingo bicampeón del Torneo de Triples de la 31ª edición del Juego de las Estrellas, que se llevó a cabo en el microestadio Antonio Rotilli del club Lanús, en el sur del Gran Buenos Aires.

El cordobés de 24 años superó en la final a su compañero de equipo, el santafesino Juan Manuel Rivero y de esa manera retuvo por segunda vez el título en los lanzamientos de tiros de tres puntos. Buendía se convirtió al mismo tiempo en el quinto bicampeón de la historia del Juego, junto a Gabriel Fernández, Eduardo Dominé, Bruno Lábaque y Leandro Masieri, otro ex Gimnasia.

Por su parte, en los Tiros de las estrellas, ganó el trío integrado por Deborah González, Juan Gutiérrez y Mauro Cosolito; en el Torneo de habilidades se impuso Pedro Barral (Obras Básket) y en Volcadas el vencedor fue el pivote Ramiro Trebucq (Argentino de Junín), elegido por un jurado integrado por un antiguo “socio” de Héctor “Pichi” Campana en el multicampeón Atenas, de Córdoba, como Marcelo Milanesio, que estuvo acompañado por Julio Lamas, Andrés Nocioni y Nicolás Laprovíttola.

VICTORIA DEL EQUIPO BLANCO

La 31ra. edición del Juego de las Estrellas revivió, con la presencia de grandes figuras del pasado y el presente como, por caso, “Pichi” Campana, “Chapu” Nocioni, Laprovíttola y Facundo Campazzo, respectivamente, grandes jornadas del básquetbol argentino que tuvieron en la Liga Nacional a la cuna de su grandeza.

En el partido entre las figuras “de ayer y de hoy” se impuso el “Equipo Blanco” sobre el “Equipo Azul” por un apretado 60 a 58, destacándose al ala pivot de Ferro Carril Oeste, Mariano Fierro, como el “Mejor Jugador” del encuentro.

El conjunto “Blanco” estuvo integrado justamente por Fierro, Campana, Laprovíttola (Real Madrid), José Vildoza (San Lorenzo), Paolo Quinteros (Regatas Corrientes), Luciano González (Instituto de Córdoba), Nicolás Brussino (Canarias de España), Leonardo Mainoldi (Quimsa de Santiago del Estero), Roberto Acuña (Quimsa de Santiago del Estero, ahora jugador de Gimnasia de Comodoro) e Ignacio Alessio (La Unión de Formosa), bajo la dirección técnica de Julio Lamas (actual entrenador del seleccionado de Japón).

El “Azul”, en tanto, lo conformaron Nocioni, Campazzo (Real Madrid), Nicolás Aguirre (San Lorenzo), Lucio Redivo (Bilbao de España), Eric Flor (Boca), Mauro Cosolito (Ferro), Máximo Fjellerup (San Lorenzo), Pablo Espinoza (Instituto de Córdoba), Damián Tintorelli (Peñarol de Mar del Plata) y Kevin Hernández (Ferro), dirigidos por Silvio Santander.

De los quintetos más votados por el público no estuvieron presentes, por distintos motivos, Marcos Mata (San Lorenzo, que acaba de renunciar al seleccionado nacional), Facundo Piñero (Instituto de Córdoba, pasó a San Lorenzo) y Agustín Cáffaro (Libertad de Sunchales). El sistema de elección se llevó adelante a través de la página web de la organización y por medio de las redes sociales.

Sin embargo todos ellos fueron relevados porque la propia organización cursó invitaciones a los mencionados Redivo, Cosolito, Tintorelli y Espinoza.

La concurrencia de varios jugadores que actúan en el básquetbol europeo se vio facilitada porque muchos de ellos están en Argentina para sumarse a las prácticas del seleccionado nacional que el próximo miércoles empezará a entrenarse en el complejo Down Center, de Bahía Blanca, propiedad del campeón olímpico Juan Ignacio “Pepe” Sánchez, que construyó allí uno de los Centros de Alto Rendimiento más importantes de Latinoamérica, que cuenta, entre más, con un gimnasio con capacidad para 4.000 espectadores.

Lanús organizó por segunda vez este Juego de las Estrellas, ya que la primera vez que lo hizo fue en 1983, cuando se desarrolló la sexta edición.

Este espectáculo es organizado anualmente por la Asociación de Jugadores, cambiando de fecha según las circunstancias, ya que originalmente se realizaba en verano, en algún centro vacacional como, por ejemplo, las ciudades de Mar del Plata y Córdoba, también como una forma de fomentar el turismo.

Por eso con el tiempo y para rodear de más atractivos al show, se fueron agregando al partido principal distinto tipo de competencias como los torneos de Triples, Volcadas, Carrera de habilidades y el Tiro de las estrellas, que se desarrollaron ante un estadio colmado por 3.000 espectadores.

Y justamente Laprovíttola, que fuera jugador de Lanús, recibió una plaqueta del club “granate” tanto por su paso por la entidad como por haber sido distinguido recientemente como el Mejor Jugador de la Liga Endesa, de España, en un breve homenaje que se celebró al término del primer cuarto del partido entre el equipo Azul y el Blanco.

“La verdad que volver a participar de esto es muy emocionante. Esto debería ser parte del calendario oficial de la Asociación de Clubes, como un evento más de la Liga Nacional, porque en definitiva nació de ella”, enfatizó finalmente Campana, recordando “viejos buenos tiempos” pero también proyectando a futuro.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico