Marinero del barco pesquero "Altalena" negó que la tripulante haya sido violada

El presunto abuso sexual ocurrido en altamar y que investiga la Justicia de Comodoro Rivadavia generó gran revuelo en Mar del Plata, donde residen la mayoría de las familias de los tripulantes del buque. Uno de los marineros cuestionó: "nos están prendiendo fuego por algo que no hicimos".

Uno de los marineros del buque pesquero "Altalena" donde habría sido violada una mujer que se embarcaba por primera vez y que era la única marinera entre los tripulantes de ese barco, salió al cruce de las informaciones periodísticas sobre la causa que investiga el fiscal general Martín Cárcamo.
Todos los tripulantes de esa embarcación que opera en las costas patagónicas están sospechados del supuesto abuso sexual ocurrido en altamar hasta tanto se conozcan los resultados de las pericias científicas.
Según la denuncia, en la noche del martes 29 de agosto la víctima compartió una cena con sus compañeros. Tomó un vaso de vino al que le habrían colocado alguna sustancia que la desmayó. A la mañana siguiente se despertó con la calza térmica rota y dolores en sus partes íntimas.
Una vez que el barco amarró en el puerto de Comodoro Rivadavia la mujer de unos 30 años denunció el ataque sexual ante las autoridades de Prefectura Naval.
Frente a la gravedad del delito se dio intervención a la Justicia ordinaria. De esa forma, el fiscal ordenó la inspección de la embarcación donde se levantaron rastros de interés para la causa. A su vez la tripulante fue sometida a una serie de estudios médicos para determinar si fue violada y qué sustancia le colocaron a la bebida que consumió.
En ese contexto, el marinero -que prefirió resguardar su identidad- negó tal situación y contó: "nos presentamos en Fiscalía para hacer el descargo, los exámenes y pruebas que la Justicia requiera para esclarecer esto lo antes posible porque el daño en nuestra familia, hijos y en nosotros mismos es irreparable".
El hombre lamentó: "esto repercutió a nivel nacional, tomó gran repercusión en Mar Del Plata y nos están prendiendo fuego por algo que no hicimos".
El buque volvió a amarrar en el puerto local días atrás y "anoche (por el martes) teníamos la zarpada del barco a las 23 horas y decidimos no salir para ponernos a derecho y llegar a fondo con esto y ponerle fin de una vez y limpiar nuestro nombre. Los diarios nos condenaron. Queremos que salga todo a la luz lo antes posible", afirmó el marinero.

JUGARON POKER

El tripulante se refirió a la denunciante y afirmó: "era la primera vez que la veía. Tuvimos una avería por un temporal que nos agarró en puerto, se rompió el barco y fuimos 20 días a Mar Del Plata. Cuando volvimos me desayuné con que había embarcado una marinera".
Agregó: "preguntamos sin discriminar por qué lo habían hecho cuando estamos haciendo un trabajo pesado y teniendo gente de oficio y de muchos años de este trabajo y dijeron que era porque tenía el mismo derecho a trabajar que cualquier otro".
El tripulante aseguró: "se la respetó en todo momento, se la trató de cuidar lo máximo posible en el ámbito laboral; se le daba el trabajo más liviano. Se terminó el viaje como siempre, nos quedamos cinco jugando al póker como hacemos todas las noches".
Sostuvo: "ella estaba apartada del grupo, nos fuimos a dormir. A la mañana se levantó y vino e hizo una denuncia en Prefectura. Acusa que le metieron algo en el vino que tomó y que se despertó con dolores en las partes íntimas. No sé si está comprobado o no".
Ante la situación que vive, el marinero sentenció: "yo quiero agarrar mi bolso e irme con mi familia. Vamos a ir hasta lo último. Si ella mintió o si alguien tuvo algo que ver que lo pague. No hay nada que esconder. Queremos que hagan todos los exámenes de rigor lo antes posible. Esta mancha no la borra nadie".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico